EL FENÓMENO DE LA MORAL - Enciclopedia de Tareas

EL FENÓMENO DE LA MORAL


En general se designa a la ética como la ciencia que se ocupa de las acciones morales. Esta universal opinión se funda en la idea de que se puede determinar, al menos por aproximación, en qué consiste la moralidad de un acto; esto, a su vez, se apoya en el presupuesto más hondo de que ya se conoce lo que propiamente constituye lo ético. En esto último no se suele insistir porque se supone que es ago conocido por todos.

Para evitar ideas preconcebidas en el momento de ponernos a dar una definición del concepto de ética, lo más sensato será describir, en primer término, el fenómeno de lo moral, al objeto de establecer claramente hasta qué punto y en qué sentido es posible una ciencia de lo ético. Una vez que hayamos conocido la estructura esencial de lo ético podremos abordar la cuestión de si existe una ciencia del comportamiento moral en forma de un catálogo de normas.

Dentro de nuestra conciencia experimentamos que todas las acciones van acompañadas de una sensación de responsabilidad sobre cada una de las cosas que hacemos. Lo mismo antes que después de la acción vemos que estamos en ella comprometidos como personas. De alguna forma nos sentimos responsables, obligados

El fenómeno moral es una creación exclusiva del hombre. La posibilidad de disertar sobre normas, costumbres y formas de vida que se presentan como obligatorias, son valiosas y orientan la actividad humana.

Está claro que los códigos de Ética Profesionales no pueden suplir la responsabilidad de la decisión personal., pero un código tiene que aspirar a ser verdaderamente regulador, y debe proteger el interés público.

El acercamiento al fenómeno moral nos conduce a la idea fundamental de que se trata de un fenómeno universal espontáneo y que no esta inmediatamente ligado con la moral social, las costumbres sociales, de un grupo determinado. La moral rebasa los límites de una u otra sociedad para convertirse en un fenómeno suprasocial.

La exigencia moral es tan universal, en lo que concierne a los seres dotados de razón y conciencia, este fenómeno no puede ser limitado a un problema de expectativa social entre miembros de un mismo grupo cultural.
Al contrario, basta que yo pueda darme cuenta de que mi regla de conducta no es más que una costumbre social, un hábito cultural que me han enseñado en mi comunidad, para que de inmediato, esta costumbre mía deje de tener carácter obligatorio ante mis propios ojos. Considerar que alguna acción, institución o costumbre es cultural, significa considerarla relativa a una determinada sociedad, quitándole desde luego todo carácter moral para tratarla meramente como una convención particular susceptible de variar e incluso de desaparecer.

Fuentes:
http://wwwfenomenomoral-esteban.blogspot.com/
htust.blogspot.com/2012/12/a-el-fenomeno-moral-en-general.html‎