¿CÓMO Y CUANDO ESTUDIAR?


La distribución del tiempo
Distribuir el tiempo de forma adecuada y respetar esa distribución es una de las claves del éxito en cualquier acción o actividad.

Es frecuente oír la expresión “no tengo tiempo”, “no hay tiempo”. Todos dispones de la misma cantidad de tiempo, la diferencia está en que algunos tenemos mayor carga de actividades que hacen la utilización del tiempo más apremiante, y por tanto requiere más rigor en su disciplina.

Si hiciéramos una anotación de aquellas actividades que hacemos en cada momento, nos sorprenderá la cantidad de tiempo que invertimos en acciones que no son estudiar, descansar, divertirnos, ni trabajar, veríamos cuanto tiempo desperdiciamos en esas acciones y que al verificar el resultado, nos damos cuenta que no ha aportado nada o muy poco a algún aspecto fundamental de nuestra vida.

¿CÓMO ESTUDIAR?

Esto es ubicar en cada día y semana el momento más adecuado para estudiar.
El tiempo más adecuado es en las primeras horas del día, las razones son obvias: estás descansando, la temperatura es más agradable y el ambiente está más despejado. De ahí que estas horas de la mañana sean más propicias para captar, retener y evocar datos.

Si se trata de hacer tareas y repasar, el momento más conveniente podría ser otra hora más tarde y de la noche, dependerá de cada caso y en función de otros compromisos que se tengan.

¿CUÁNTO ESTUDIAR?
Se refiere al tiempo que dedicarás a cada asignatura. La mayoría de los estudiantes universitarios de primer año informan que el tiempo requerido para preparar sus tareas fuera de clase es el doble o el triple del que necesitaban cuando estuvieron en la escuela secundaria.

Los profesionales de la psicología educativa han determinado que por cada hora de clases se deben estudiar dos horas. Todo esto nos lleva a concluir que en cualquier cosa requerirás invertir más tiempo en estudiar y hacer tus tareas. Ahora bien, la mayoría de los estudiantes universitarios principiantes desperdician una sorprendente cantidad de tiempo en actividades improductivas y carentes de sentido.
Si pasas el tiempo charlando con los amigos, paseando, o en la cafetería en vez de estudiar en la biblioteca, estarás desperdiciando lo que tal vez sea la hora de estudio más valiosa de todo el día.

La cantidad de tiempo que dedicas a una materia o contenido también dependerá de los niveles de cantidad que tiene para ti su comprensión, así como el volumen y la cantidad de material que esta representa. Dependerá también de tu capacidad de resistencia física y mental.

Como regla para la mejor inversión del tiempo al estudiar se ha encontrado que lo apropiado es: a) sesiones de dos horas con periodos cortos de descanso, digamos que de 5 a 10 minutos; o b) sesiones de 3 a 4 horas si el estudio incluye manipulación de materiales.

Los estudiantes, como todo ser humano, y más aun por su etapa de desarrollo, están repletos de vitalidad y energía física y mental, requiere diversificar sus acciones y pese a que su principal compromiso es estudiar debe dedicar tiempo a otras actividades.

Fuente:
Manual de Orientación Académica e Institucional. UASD. Santo Domingo. R.D 1998. Editora Universitaria