METALES TÓXICOS EN EL MEDIO AMBIENTE - Enciclopedia de Tareas

METALES TÓXICOS EN EL MEDIO AMBIENTE


Actividades del hombre y accidente geológicos logran introducir cantidades indeseables de ciertos elementos tóxicos en el medio ambiente. Los más notables de estos son los metales pesados, como Mercurio (Hg), Plomo (Pb) y Cadmio (Cd). Otros elementos problemáticos son Arsénico (As), Berilio (Be), Antimonio (Sb), Vanadio (V) y Níquel (Ni). Los metales pesados son los que causan mayores problemas, ya que se emplean en grandes cantidades y abundan mucho en la actual sociedad industrial.

MERCURIO
El mercurio, es un elemento de gran utilidad, dado que es el unido que se encuentra en estado líquido a temperaturas normales y posee una gran conductividad eléctrica. Por desdicha, los compuestos mercuriales son venenosos para todos los sistemas vivientes. El mercurio se usa en una gran variedad de los procesos industriales y en diferentes productos: pintura, fungicidas, aparatos eléctricos y termómetros. El mercurio entra al medio ambiente en la forma elemental como perdida de los procesos industriales y de equipos eléctricos convertidos en chatarra, así como en la forma de compuestos de mercurio debido a las actividades industriales y agrícolas.

Este elemento se incorpora a los alimentos que consume el hombre a través de los usos agrícolas y los abastecimientos de agua. Es toxico en la forma metálica y también lo es el estado combinado.

PLOMO
El plomo, es un elemento tóxico como el mercurio que se acumula en el cuerpo conforme se inhala del aire o se ingiere con los alimentos y el agua.

Este metal se usa en una gran variedad de productos incluyendo baterías, compuestos químicos, antidetonantes para la gasolina, pigmentos de pintura y vidriador cerámicos.

Cada año se utilizan alrededor de 300 mil toneladas de plomo en la elaboración de compuestos de alquilo de plomo que se usan como aditivos antidetonantes en la gasolina; de aquí se distribuye en forma excesiva en el ambiente cuando se descarga a través de los tubos de escape de los automóviles.

Gran parte de los compuestos de plomo que se emiten por los tubos de escape del automóvil se dispersa en la atmosfera como sustancia gaseosas o pequeñísimas porciones de sólidos denominadas micropartículas. Este plomo atmosférico tiende a asentarse en las plantas y en el suelo o pueden inhalar las personas; o absorber el agua.

¿Cómo afecta el plomo a los seres humanos?

Las investigaciones han demostrado que las cantidades de plomo en el medio ambiente aumentan cada vez más. El plomo es un veneno acumulativo. La mayor parte que permanece en el cuerpo se localiza en los huesos ya que es químicamente semejante al calcio, que es uno de los principales constituyente de los huesos.

Conforme aumenta la edad de una persona, ésta acumula cada vez más plomo en su organismo. No todo el plomo que entra en el cuerpo permanece en él. El plomo que se localiza en los huesos puede penetrar en los fluidos del cuerpo durante una enfermedad o el tratamiento con ciertas medicinas. Al parecer, el principal efecto tóxico del plomo es que interfiere con la producción de glóbulos rojos y otras funciones orgánicas.

El envenenamiento debido a plomo es posible si la concentración de éste en la sangre es de 0.8 partes por millón en los adultos o 0.4 partes de millón en los niños.

Los síntomas de envenenamiento ligero de plomo son: pérdida de apetito, fatiga, dolores de cabeza y anemia. Los casos de envenenamiento grave pueden originar daños permanentes en el cerebro de los niños.

Otra fuente de contaminación por plomo en el medio ambiente son los pigmentos para pintura que tienen un contenido de ese material.

CADMIO
Las aplicaciones del Cadmio incluyen aleaciones, pigmentos, baterías y aditivos para plásticos. De este metal hay pequeñas cantidades en el aire, el agua y los alimentos.

Las cantidades excesivas de Cadmio pueden causar daños en el hígado, los riñones y el bazo. Además existen evidencias de que el Cadmio tiene cierta relación la hipertensión, que puede originar enfermedades cardiacas.

SMOG
Las reacciones químicas inducidas por la luz solar que producen contaminantes secundarios, se denominan reacciones fotoquímicas.

El conjunto de estos contaminantes se conoce como “SMOG”. El SMOG-fotoquímica, es una compleja mezcla de compuestos químicos producidos por los contaminantes del aire.

OXIDANTES FOTOQUÍMICOS

Los contaminantes secundarios que causan mayores problemas son los denominados Oxidantes Fotoquímicós.

La redición ultravioleta del sol provoca que el dióxido de nitrógeno se divida en Monóxido de Nitrógeno y Átomos de Oxigeno:

NO2 Luz Solar NO + O


Fuente:
Contaminación Ambiental: Apuntes Químicos.
Francisco Terrero Galarza.
Colección Ambiente y Sociedad No.4