MOTIVACIÓN DE LA COLONIZACIÓN INGLESA


La colonización inglesa data sus orígenes en el siglo XVII, la cual se encargó de transportar a colonos a Norteamérica, dirigidos por compañías de Londres y de Plymouth, estos colonos buscaban terrenos para el cultivo algodón y tabaco, con la finalidad de vender a Europa y crear una competencia con España.

Los ingleses, se deciden por las nuevas tierras, debido a las necesidades que planteaba el desarrollo del capitalismo.

En sus comienzos solo realizaban acciones de piratería y de corso, intercambios comerciales y saqueos de bancos. La piratería era realizada por un grupo de hombres que asaltaban las embarcaciones de origen español y portugués principalmente. Cuando eran protegidos por la corona, se les llamaban corsarios.

También influyeron las persecuciones religiosas en Inglaterra, que motivaron a familias enteras a trasladarse a Estados Unidos en busca de libertad religiosa.

Ya en los inicios del siglo XVII existían varias colonias, ubicadas entre los ríos Hudson y Delaware: Nueva Jersey, Delaware, Nueva Hampshire, Pensilvania, las dos Carolinas y Georgia.

Inglaterra dio a sus colonias suficiente autonomía para desenvolverse con libertad. La organización política de las colonias se basó en la autoridad del gobernador, quien era nombrado por el Rey y tenía amplias facultades para legislar. El pueblo participaba en el gobierno, por medio de asambleas legislativas que le fueron quitando funciones al gobernador.

En el sur de las colonias se desarrolló un sistema esclavista, a partir de plantaciones de algodón, caña de azúcar y arroz. En el norte se establecieron varios colonos que traían fortunas y produjeron principalmente cereales. Tenían un mercado interno bastante floreciente; además, contaron con astilleros donde construían barcos.

La sociedad colonial no solo se preocupó por el desarrollo económico. Se dio importancia a la educación, los padres tenían el deber de enseñar a leer y escribir a sus hijos.

En esta colonización los ingleses no estaban solos, ya que en 1609, los holandeses también comenzaron a penetrar en Norteamérica, pero aceptaron marcharse en un acuerdo donde este consistía en la devolución de su colonia en las Guayanas de América del Sur.


Fuente:
http://colonizacion-inglesa.blogspot.com/