EL FERROCARRIL


El Ferrocarril fue la respuesta a la necesidad que se tenía del transporte de mercancía como primera necesidad y de personas de una mejor manera, ya que en el siglo XVIII, los trabajadores de numerosas zonas mineras de Europa descubrieron que los vagones con carga se desplazaban con más facilidad si las ruedas giraban guiadas por un carril hecho con planchas de metal, el cual era una manera de reducir la fricción. Para el inicio de la Revolución Industrial en Europa, se requería implementar formas más eficaces de llevar las materias primas hasta las nuevas fábricas existentes.

Dos buenas ventajas que posee el ferrocarril, es el consumo de combustible, el cual es reducido y por lo tanto genera menos emisiones contaminantes para el medio ambiente; además de que tiene una gran capacidad debido a la continuidad de vagones que este posee. La creación de este genera un gran crecimiento en la economía ya que permite la exportación de una gran cantidad de productos en un solo viaje.

Los materiales que se utilizaron para la creación de estos carriles, es el hierro y el acero.
La creación de un nuevo material “el hierro forjado”, fue un recurso para superar el problema que presentaban los primeros carriles de hiero, los cuales eran frágiles y cortos.

Los arquitectos e ingenieros en la primera mitad del siglo XVIII se le dificultaba la transportación de materiales a larga distancia. Ya con la aparición del ferrocarril, no hubo límites y dificultades porque este transportaba a mayor distancia y mayor velocidad.