LA DECADENCIA MONUMENTAL


En el siglo XIX se realizaron un sin número de construcciones fantásticas y exageradas las cuales fueron influenciadas por las nuevas formas arquitectónicas y la riqueza que existía para ese entonces. El castillo Neushwanstein es una de estas extravagancias y fue el castillo mas romántico que pudo existir; este fue construido en una montaña y pues se convirtió en un modelo para los castillos de los cuentos de hadas, además de que este en una de las principales atracciones turísticas de Alemania. Este castillo fue un encargo de Luis II y fue diseñado por Eduard Riedel y Georg Von Dollmann.

Otra obra excéntrica es el castillo de coch, el cual fue una reconstrucción para el marqués de Bute por William Burges. Este arquitecto fue uno de los mas inventivos del estilo neogótico, este diseño muebles muy divertidos; a los niños de todas las edades les encantaban los interiores decorados por él. La decoración del castillo de coch es lujoso y tiene una atractiva cúpula repleta de monos, pavos reales y aves del paraíso.

En la época de la reunificación de Italia y Alemania, la monumentalidad se dispersó por toda Europa. Muchas de las edificaciones de esta época eran bastantes excéntricas, y un ejemplo de estas es el monumento a Victor Manuel II en roma, obra de Giuseppe Sacconi, este se construyó para dar lugar a la unificación italiana y para rendirle honor al primer rey de la nueva nación.

La monumentalidad fue una de las razones por el cual se quiso crear un estilo serio y moralista, el cual podemos conocer como Art and Crafts; que defendía el diseño y la destreza manual para rechazar lo industrial. El art and crafts nació como una reacción al estilo victoriano.