ENFERMEDAD ARTICULAR DEGENERATIVA - Enciclopedia de Tareas

ENFERMEDAD ARTICULAR DEGENERATIVA


Esta enfermedad también se suele llamar osteoartrosis o artrosis. La enfermedad articular degenerativa se relaciona con el envejecimiento, pero no es provocado con este.

Esta enfermedad posee como característica la disminución del contenido de agua y proteoglucano que posee el cartílago, cuando esto sucede, con el tiempo este se hace más quebradizo y más apto a sufrir lesiones mecánicas.

La artrosis es una enfermedad degenerativa articular que afecta al cartílago hialino que recubre la superficie ósea de las llamadas articulaciones sinoviales (rodilla, cadera, articulaciones de las manos, etc.).

CAUSAS:

El cartílago es el tejido firme y elástico que protege los huesos en las articulaciones y permite que éstos se deslicen uno sobre otro. Cuando el cartílago se rompe y se desgasta, los huesos se rozan. Esto provoca dolor, hinchazón y rigidez de osteoartritis.
A medida que la osteoartritis empeora, se pueden formar espolones óseos o hueso adicional alrededor de la articulación. Los ligamentos y músculos alrededor de la articulación pueden volverse más débiles y más rígidos.

Antes de los 55 años, la enfermedad ocurre por igual en ambos sexos. Después de esta edad, es más común en las mujeres.

Otros factores también pueden llevar a osteoartritis:
• La osteoartritis tiende a ser hereditaria.
• Tener sobrepeso aumenta el riesgo de osteoartritis en las articulaciones de la cadera, la rodilla, el tobillo y el pie, debido a que el peso extra causa más desgaste y ruptura.
• Las fracturas u otras lesiones articulares pueden llevar a la osteoartritis posteriormente en la vida. Esto incluye lesiones al cartílago y los ligamentos en las articulaciones.
• Los trabajos que implican arrodillarse o estar en cuclillas durante más de una hora al día o que implican levantar objetos, subir escaleras o caminar aumentan el riesgo.
• La práctica de deportes que implican un impacto directo sobre la articulación (como el fútbol americano), torsión (como el baloncesto o el balompié) o lanzar también aumentan el riesgo de artritis.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la artrosis incluye medidas farmacológicas y no farmacológicas dirigidas a aliviar el dolor y a mejorar la función articular.

El tratamiento farmarcológico debe de comenzar por el uso de analgésicos simples (por ejemplo, Paracetamol), pudiéndose añadir después antiinflamatorios no esteroideos (por ejemplo Ibuprofeno y Naproxeno sódico) o plantearse la administración intraarticular (infiltración) intermitente, de córticoesteroides.

El tratamiento no farmacológico incluye la educación del paciente, ejercicios para recuperar el movimiento articular e incrementar la fuerza muscular y la capacidad aeróbica, reducción del peso sobre las articulaciones dolorosas y aplicación de calor y frío para mejorar el dolor.
En articulaciones gravemente dañadas, puede ser necesaria la cirugía reparadora o reemplazadora (prótesis articulares), para suprimir el dolor y restaurar la función.


Fuentes:
GeoSalud “Su sitio de Salud en la Web”• “Artrosis”. (05/03/2014). Recuperado el 04 de abril de 2015, de: http://geosalud.com/adultos_mayores/artrosis.htm

MedlinePlus. Información de salud para usted “Osteoartritis”. (08/03/2013). Recuperado el 04 de abril de 2015, de: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000423.htm

Arrakis IPS- Nos Movemos. “Artrosis”. s/f. Recuperado el 04 de abril de 2015, de: http://www.arrakis.es/~arvreuma/artros.htm