Congestionamiento en las vías de transito


El congestionamiento se define como un movimiento defectuoso con pérdidas de velocidad que se produce como el resultado de algún obstáculo físico o casual en las vías de tránsito. Este es uno de los principales problemas que conforman las ciudades para poseer una fluidez adecuada del tránsito vehicular.

Las demoras pueden causarlas los dispositivos para el control del tránsito al interrumpir el flujo, y las ocasionadas por la misma corriente vehicular en situaciones de flujo continuo. En el primer caso, todos los tipos de semáforos, así como las señales de ALTO y CEDA EL PASO producen detenciones en un viaje normal. (Cal y Mayor, 2000)

En el segundo caso se tienen demoras no periódicas producto de incidentes (accidentes o vehículos descompuestos) o cierres eventuales de un carril o calzada.

Existen, pues, tres métodos para medir las demoras que a su vez determinan el congestionamiento, las cuales son:

1- Método de observación a cierta altura.
Aquí, desde un edificio o de algún punto elevado, se meden los tiempos de recorrido de los vehículos en la corriente de transito sobre un trayecto cuyo longitud se ha determinado previamente. Con un cronometro se mide le tiempo que tarda casa vehículo en recorrer la longitud total. Con otro se me miden los tiempos de retardo por cualquier que sea la causa.

2- Método flotando en el tránsito.
En este método el observador forma parte de la corriente de tránsito, introduciendo su vehículo en la ruta que previamente a fijado, procurando mantener los movimientos normales, se medirá sus tiempo totales y de retardos.

3- Método de medición dentro de la corriente.
El observador también forma parte de la corriente de transito pero no se medí a sí mismo, sino que hace el recorrido varias veces y toma los tiempos totales y de retardo de aquellos vehículos más cercanos a él. (Cal y Mayor, 2000).