INFORMACIÓN ASIMÉTRICA - En economía - Enciclopedia de Tareas

INFORMACIÓN ASIMÉTRICA - En economía



En la ciencia de la economía, la información asimétrica es definida como aquella situación que existe cuando uno de los participantes de la transacción posee mayor nivel de información que el otro, como por ejemplo en el mercado de autos usados, o los seguros. Una consecuencia de la información asimétrica es la selección adversa. La selección adversa es aquel proceso por el cual componentes de menor valor (o con mayor riesgo o costo implícito) desplazan paulatinamente del mercado a los productos y componentes normales.

Resulta de la existencia de información asimétrica (situación en que alguno de los participantes posee mejor o mayor información que los restantes), es parte de las fallas del mercado, en este caso, la falta de información.

Frecuentemente se describen procesos de selección adversa en el mercado de autos usados, en las pólizas de seguros de salud, etc.

En otras palabras, existe información asimétrica en un mercado cuando una de las partes que intervienen en una compraventa no cuenta con la misma información que la otra sobre el producto, servicio o activo objeto de la compraventa.

Esta teoría supone una ruptura de la teoría de los precios en un sistema de competencia perfecta. Esta información asimétrica conduce a un fallo de mercado, que proporciona un resultado económico ineficiente.

La información asimétrica existe porque el vendedor de un producto conoce más y mejor el producto que quiere vender que el comprador. En el mundo financiero se plantean también múltiples casos de información asimétrica porque un prestatario sabe más sobre su solvencia que el prestamista y los clientes de las entidades aseguradoras conocen mejor su riesgo particular que la entidad aseguradora. En los contratos financieros de préstamos, la asimetría nace de que el acreedor o prestamista no posee información suficiente sobre el uso que el deudor dará a los fondos objeto del crédito. Como los prestamistas saben claramente su desventaja aumentarán el tipo de interés y denegarán el otorgamiento del préstamo.

En 2001 los economistas, Joseph Stiglitz, George Akerlof y Michael Spence, recibieron el Premio Nobel de Economía por sus análisis de los mercados con información asimétrica. Otros destacados economistas como Kenneth Arrow, William Vickrey y James Mirrlees también han hecho importantes aportaciones al tema de la información asimétrica.

Fallas de Mercado

Fallas de Mercado: (Sin.:”Fallos de Mercado”) Se considera que constituyen fallas (o “fallos”) del mercado todas aquellas situaciones en las que el mecanismo del mercado no puede funcionar adecuadamente; de este funcionamiento inadecuado se derivan algunas de las posibles siguientes alternativas, las cuales conllevan invariablemente perjuicios para la sociedad, generalmente en términos de pérdida de valor:

  1. Exclusión total o parcial de agentes económicos.
  2. Existencia de beneficios extraordinarios para alguno(s) de ellos.
  3. Asignación subóptima o directamente ineficiente de los recursos.
  4. Absorción por parte de la sociedad (presente o futura) de los costos privados, esto es la transformación/ transferencia de los costos privados en sociales.

Además, el mercado se muestra impotente de revertir “per se” (por si mismo) esta situación de falla o fallo.

La temática de las fallas ha recibido un tratamiento reciente y cuando menos insuficiente en la literatura económica; se suele considerar que existen cuatro categorías principales de fallas:

a) El poder de mercado: un agente posee algún tipo de capacidad o ventaja incontrastable (ejemplo: el monopolio).

b) Las externalidades: surgimiento de un beneficio o perjuicio para un agente que no participó en el proceso (ejemplo: la contaminación ambiental).

c) La falta de información, de la cual se deriva un perjuicio presente o futuro para una de las partes (el consumo de cigarrillos, los alimentos transgénicos) que podría haberse evitado de haber contado con la información adecuada.

d) La distribución arbitraria o inequitativa de la riqueza (la pobreza e indigencia, que excluye del consumo a amplios sectores de la población).

Aunque no es un criterio compartido, algunos autores sugieren agregar a la lista anterior una quinta categoría: los llamados “bienes públicos”; otros autores consideran directamente dichos bienes como externalidades positivas, siendo éste último el criterio más difundido