COMPETITIVIDAD ESTRATÉGICA - En economía - Enciclopedia de Tareas

COMPETITIVIDAD ESTRATÉGICA - En economía



En economía, una competencia es definida como aquella situación de concurrencia en un mercado por parte de varias empresas, cuya empresa desarrollan diferentes prácticas comerciales a efectos de obtener beneficios económicos. La competitividad estratégica es definida como aquella fase de la administración de empresas resultante de la formulación e implementación de estrategias orientadas a generar valor para la empresa y/o el cliente, cuya consecuencia es la obtención de utilidades superiores al promedio.

En el ámbito empresarial, la competitividad se refleja en la aplicación de conceptos, tales como: habilidad, recursos y conocimientos. Atributos, entre otros, de los que dispone una determinada unidad de negocio, y los mismos de los que carecen sus competidores o que éstos tienen en menor medida. Lo anterior supone una continua orientación hacia el entorno, con una actitud estratégica, en cualquier tipo de organización o institución.

La estrategia competitiva no es producto de una casualidad, ni surge espontáneamente. Esta se crea y se logra a través de un largo proceso de aprendizaje y negociación por grupos representativos que apoyan la dinámica de conducta organizativa, como los accionistas, directivos, empleados, acreedores, clientes, la competencia, el mercado, el gobierno y la sociedad en general.

Definición de Estrategia

Se ha de tener en cuenta que el objetivo de la estrategia es lograr conseguir una diferenciación positiva de la competencia, perceptible por el cliente y perdurable en el tiempo. Para ello, se debe pensar en crear una posición competitiva única transformando o redefiniendo el sector en el que se opera (o en los que potencialmente se pueda operar).

Este concepto no es exclusivo de las grandes compañías sino que debería ser el “modus vivendi” de cualquier organización de cualquier tamaño y de cualquier sector.

Es habitual que los directivos no crean en la estrategia y que usen expresiones como “en mi sector ya está todo inventado” o “realmente no podemos conseguir ninguna diferenciación de nuestra competencia”… esto no es cierto aunque tampoco nadie ha dicho que innovar estratégicamente sea sencillo. Casos como el de Dell es un ejemplo claro de una pequeña empresa que se ha convertido en una gran empresa gracias a la innovación estratégica.