DEFINICIÓN DE INFOBESIDAD - Enciclopedia de Tareas

DEFINICIÓN DE INFOBESIDAD



La infobesidad, también llamada infoxicación o sobrecarga de información, es un concepto generalmente que se refiere o es usado en conjunto con varias formas de comunicación por computadora tales como el correo electrónico. Se refiere al estado de contar con demasiada información para tomar una decisión o permanecer informado sobre un determinado tema. Grandes cantidades de información histórica para analizar, una alta tasa de nueva información siendo añadida, contradicciones en la información disponible, una relación señal/ruido baja dificultando la identificación de información relevante para la decisión, o la ausencia de un método para comparar y procesar diferentes tipos de información pueden contribuir a este efecto.

En otra palabra la infobesidad es la saturación de información con la que nos encontramos en la actualidad. A lo largo del día recibimos datos y noticias constantemente y esta información no sólo proviene de los medios de comunicación. Empresas, webs, blogs, instituciones también generan una gran variedad de contenidos cada día: comunicados, noticias, novedades….

Con la era digital, esta información se ha multiplicado. Hay más medios de comunicación, más canales, más formatos, y esto ha hecho que se valore cada vez más la calidad de los contenidos. Por eso es importante que los consumidores formen sus propios criterios y sus barreras, para recibir sólo la información que realmente les interese y evitar infotoxicarse con contenidos innecesarios y de baja calidad.

Breve historia de infobesidad

Podemos afirmar sin miedo que la infobesidad es la enfermedad de la sociedad digital de principios del siglo XXI.
Su peor consecuencia es que nos paraliza y nos impide avanzar hacia los objetivos que nos hemos propuesto ya sean individuales o colectivos como organización; por mera saturación informativa.

El concepto de infoxicación como tal fue acuñado por primera vez por Alfons Cornella, Fundador y presidente de Infonomía en el año 2000 o finales de 1999.

Sin duda fue un acierto por parte de Alfons que fue el primero en definir y darse cuenta de qué es la infoxicación.

De esta forma para principios de este siglo ya existía un concepto para definir los síntomas de lo que empezábamos a vivir como un fenómeno global y que fue impulsado primero por Google y las redes sociales después. Para seguir ampliándose con la Internet de las cosas.

Posibles soluciones para la infobesidad

Los expertos consideran extremadamente difícil y laboriosa la tarea de clasificar los millones de datos que la red contiene.

Estas son algunas de las actuales herramientas que se usan contra tal avalancha informativa:

-Los rastreadores de información. Son unos programas capaces de rastrear en Internet y encontrar y clasificar la información que se busca (datamining). Se trata de tecnologías del sector de las ingenierías del contenido, que permiten la extracción y organización de datos que provienen de unidades de contenido sin estructurar (como sitios web o documentos de texto).

Estos programas son especialmente útiles en empresas y compañías que precisan diferenciar la información que les afecta de la que no, entre millones de datos existentes.

-Barras que suprimen ventanas emergentes. Multitud de portales y sistemas operativos y exploradores para Internet ofrecen servicios de supresión automática de ventanas emergentes (banners), que normalmente contienen publicidad. El inconveniente de estos pequeños programas es que muchas veces eliminan también ventanas necesarias para la navegación por un sitio determinado, de manera que debe de habilitarse temporalmente esa opción.

-Clasificación del correo electrónico. Se trata de un servicio para el correo electrónico que muchos portales ofrecen ya. Se trata de marcar ciertos mensajes de correo electrónico como publicidad o no deseados, evitando así recibirlos en la bandeja de entrada la siguiente vez. Esta clase de herramientas son muy útiles contra el llamado spam, o mensajes publicitarios masivos. Sin embargo, muchas veces, cuando alguien a quien no tenemos en nuestra lista de direcciones nos envía un correo, éste va a parar a estas sub-bandejas especiales, pudiendo perderlo.

Referencias:


[Consultado el 24 de Septiembre de 2015]