ELEVACIÓN DEL SENO MAXILAR (TÉCNICA DE VENTANA LATERAL O ABIERTA) - Enciclopedia de Tareas

ELEVACIÓN DEL SENO MAXILAR (TÉCNICA DE VENTANA LATERAL O ABIERTA)



La elevación del seno maxilar es una técnica quirúrgica que permite el aumento de hueso en la arcada superior, con el objetivo de obtener una base ósea adecuada en la que poder colocar implantes osteointegrados, en aquellos casos en que la consistencia del hueso no lo permite. Es fundamental disponer de un buen historial clínico del paciente y realizar una exploración bucofacial y radiológica minuciosa antes de iniciar esta técnica, previa a la colocación de los implantes. En una fase inicial hay que labrar el espacio levantando el suelo sinusal, para después colocar en él material autólogo o no. A la hora de llevar a cabo esta técnica, hay que tener en cuenta que pueden obtener muy buenos resultados utilizando el hueso autólogo del paciente, que se extrae habitualmente de su propia cadera. En la segunda fase, se realizará la colocación del o de los implantes, siguiendo la pauta habitual.

Elevación del seno maxilar mediante técnica de ventana lateral o técnica abierta:

La elevación de seno maxilar mediante técnica de ventana lateral o también conocida como elevación de seno maxilar mediante técnica abierta es aquella técnica que se realiza a través de la pared lateral del seno, está indicada cuando la distancia desde la base de la cresta ósea hasta el piso del seno sea tan reducida que no permita la colocación del implante con estabilidad primaria. Según la literatura se utiliza cuando se disponen menos de 6 mm de hueso residual.

Tiene 2 variantes:

  1. En la primera, la colocación del implante dental se realiza al mismo tiempo que la elevación de seno maxilar.
  2. En la segunda la colocación del implante dental se realiza unos meses después de la elevación del seno maxilar para lograr una adecuada longitud o altura ósea.
En esta técnica son usados equipos de Piezoeléctrico, estos equipos fueron diseñados específicamente para cirugía ósea, son selectivos para los cortes óseos y no afecta los tejidos blandos.

La técnica de elevación del piso del seno maxilar mediante la técnica de ventana lateral es una estrategia eficaz para la colocación de implantes en casos de reducida disponibilidad ósea; esta técnica permite ganar espacio entre el reborde alveolar y el piso del seno maxilar.

Material de relleno del seno maxilar

El único material de injerto que cumple con la mayor parte de los criterios, para ser considerado un injerto ideal, es el hueso del propio paciente. De hecho en todos los estudios se preconiza el uso de hueso autólogo, sí no en su totalidad, al menos en la mayor proporción posible. Se puede afirmar que el injerto ideal aún no ha sido hallado. Actualmente se está utilizando una mezcla de hueso autológo recolectado intra-bucalmente, materiales xenógenos o aloplásticos, y plasma rico en plaquetas. El hueso autológo aporta células osteocomponentes vivas confiriendo al injerto osteoindicción.

El material xenógeno, como el hueso bovino anorgánico, el hueso equino desantigenado, ó material aloplástico como cal de coral, y las cerámicas bio-activas aportan al injerto osteoconductividad y permiten darle cierta estructura haciéndolo mucho más manejable. El plasma rico en plaquetas, o los productos de desmineralizada, contribuye, con las proteínas morfogenéticas óseas presentes en los gránulos alfa de las plaquetas, acelerando el proceso de cicatrización ósea.

Indicaciones de la elevación del seno maxilar

La elevación del seno está indicada en aquellos casos donde no es posible colocar implantes de longitud adecuada en la cresta ósea posterior edéntula del maxilar superior. Esta región posee generalmente una calidad ósea Tipo III ó IV por lo que es necesario utilizar implantes de una longitud mínima de 10mm y del mayor diámetro que permita la anatomía.

Complicaciones Técnica de elevación del seno maxilar

Las complicaciones son infrecuentes y se dividen en mediatas o inmediatas.

Inmediatas: Las complicaciones inmediatas pueden ser: fracturas óseas, desgarros, hemorragias, heridas de partes blandas, lesiones de los nervios, enfisema sub-mucoso, fractura de instrumental y rotura de obturaciones o prótesis vecinas.

Mediatas: Las complicaciones mediatas pueden ser: infecciosas (sinusitis, celulitis, trismo, abscesos, …), hemorrágicas, mucositis y periimplantitis, o generales (hepatitis, descompensaciones cardíacas, crisis hiperglucémica o hipertiroidea, bacteriemas…). En ocasiones puede incluso producirse la reabsorción del hueso o material colocado. Sin embargo puede, una vez tratada y resuelta la complicación, volver a operarse con las mismas posibilidades de éxito que en la primer entrada. En enero de 2009 el Dr. Carlos Bohm y colaboradores demostraron que de un total de: 1486 senos maxilares elevados, 7 fracasaron (5 casos de infección aguda y 2 casos de infección crónica) y fueron reintervenidos, utilizando hueso de banco heterólogo y la proteína morfogenética recombinante amelogenina, resolviéndose todos ellos de manera satisfactoria.

Informaciones de ayuda para el aprendizaje del contenido:

Seno maxilar: cavidad neumática presente en número par en el ser humano. Forma parte de los senos para-nasales y ocupa casi todo el espesor de la apófisis cigomática del hueso maxilar. Esta apófisis está reducida, en casi toda su extensión, a una fina capa de hueso que conforma las paredes del seno. El seno maxilar es un anexo de cada fosa nasal, con la que comunica por el ostium maxilar.

Esta cavidad procede de una evaginación, que se origina en torno la 10ª semana uterina, de la región del infundibulum embrionario del meato medio, primero en la cápsula nasal y después en la región órbito-nasal del maxilar. El crecimiento de esta cavidad se realiza de anterior a posterior durante los primeros años, y se encuentra subordinado al desarrollo del hueso maxilar y de los dientes. Al nacer no es más que una cavidad rudimentaria con forma de hendidura aplanada. A los 6 años, toma la forma piramidal del adulto y continua creciendo; comienza a individualizarse nítidamente en la radiología. A los 15 años, el crecimiento se detiene, excepto en la extremidad postero-inferior, que no toma su forma definitiva hasta después de la erupción del cordal superior. La zona ósea infra-sinusal presenta unos septa, en número de 2 a 4, que constituyen arbotantes de refuerzo, tendidos desde la pared interna a la pared anterior. A menudo existe un refuerzo óseo detrás del canino. En el seno maxilar, al igual que en la apófisis cigomática, se describen 3 paredes o caras, una base y un vértice.

Materiales piezoeléctricos: son cristales naturales o sintéticos que carecen de centro de simetría. Una compresión o un cizallamiento provocan disociación de los centros de gravedad de las cargas eléctricas, tanto positivas como negativas. Como consecuencia, en la masa aparecen dipolos elementales y, por influencia, en las superficies enfrentadas surgen cargas de signo opuesto.

Piezoelectricidad: fenómeno que ocurre en determinados cristales que, al ser sometidos a tensiones mecánicas, en su masa adquiere una polarización eléctrica y aparece una diferencia de potencial y cargas eléctricas en su superficie.
Este fenómeno también ocurre a la inversa: se deforman bajo la acción de fuerzas internas al ser sometidos a un campo eléctrico. El efecto piezoeléctrico es normalmente reversible: al dejar de someter los cristales a un voltaje exterior o campo eléctrico, recuperan su forma.

Referencias:


          [Consultado el 28 de Septiembre de 2015]