LA ÉTICA EN EL TRABAJO - Enciclopedia de Tareas

LA ÉTICA EN EL TRABAJO



En sentido general la ética es definida como aquella rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado. La ética estudia qué es un acto moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre el hecho moral, busca las razones que justifican la adopción de un sistema moral u otro.

En la vida cotidiana y en el mundo empresarial con frecuencia se habla de la ética sin embargo, muchos desconocen su concepto o peor aún, lo conocen pero no lo aplican.

La ética en el ámbito profesional pretende normar las actividades que se realizan en el marco de una profesión, influyendo de manera directa en la actitud y el comportamiento con los compañeros en el entorno laboral.

La ética no se aplica solo en un área de la profesión o en un lugar en específico. Sino que debe acompañar siempre al profesional, incluso más allá del trabajo.

Por esta razón desde Impulsa Popular compartimos contigo los escenarios más comunes en los que un profesional se enfrenta en su día a día para que a partir de esto sepas cómo actuar.

Una actividad muy común en el aspecto corporativo son las reuniones. En este plano puedes mostrar una imagen profesional estudiando con anticipación la agenda de la reunión. Recuerda que las reuniones llevan un protocolo, por lo que debes respetar a los demás cuando hablan, los tiempos de las intervenciones y la puntualidad.

En cuanto a la comunicación, a la hora de dirigirte a los demás debes de ser respetuoso. Es muy importante que leas y observes las normas de conducta de la empresa para que siempre actúes bajo esos parámetros. Además, trata de evitar los chismes y hablar mal de los demás.

Otro punto importante en el que debes manejarte con altura es en la gestión del tiempo. Llega temprano a tu lugar de trabajo, saluda a tus compañeros y trata de compartir con ellos al menos cinco minutos antes de tu jornada de trabajo. Respeta los horarios de almuerzo y de descanso.

También es importante que seas guardián de la seguridad de tu empresa. Si ves alguna falta repórtala, por ejemplo: si prenden cigarrillos cerca de artículos inflamables que puedan provocar algún incendio o si hay objetos que obstruyen la escalera de emergencia, entre otras.

Es importante que bajo cualquier parámetro te manejes con honestidad. Se leal y honesto con tus responsabilidades, no mientas por conveniencia bajo ninguna circunstancia. Por ejemplo, los empleados que trabajan con dinero tienen que tener un alto grado de honestidad porque tienen que dar cuentas sobre el uso del dinero de la empresa.

Comprométete con tu labor, no hagas las cosas por salir del paso. En el caso de ser el propietario de la empresa la responsabilidad es doble porque de tu comportamiento y actuaciones se generarán las guías de orientación a seguir por el resto.Ser ético significa asumir las responsabilidades que te tocan con buena cara y dedicación. Esta cualidad hablará muy bien de ti y de tu empresa.