MENINGOENCEFALITIS ESTACIONAL



La Meningoencefalitis Estacional, en inglés “Seasonal meningoencephalitis” es definida en la área de medicina como una enfermedad infecciosa bifásica, dicha enfermedad es provocada por el virus de las encefalitis transmitidas por garrapatas de la familia “Flociviridae”. Durante la segunda fase cursa con meningitis y en personas mayores con encefalitis seguida de parálisis flácidas.


¿Qué son las Garrapatas?

Las garrapatas son una súper familia de ácaros; son ectoparásitos hematófagos (se alimentan de sangre) y son vectores de numerosas enfermedades infecciosas entre las que destacan el tifus o la enfermedad de Lyme. Son los ácaros de mayor tamaño. Las garrapatas se encuentran a menudo en la hierba alta, donde esperan en el extremo de una hoja para intentar engancharse a cualquier animal que pase. Una idea falsa muy común es pensar que la garrapata es capaz de saltar de la planta al huésped, pero el único método de transmisión es el contacto directo.

Encefalitis

La encefalitis son un conjunto de enfermedades producidas por una inflamación del encéfalo. Son bastante frecuentes, sobre todo en determinadas regiones del mundo, y se producen generalmente por la infección de gran variedad de gérmenes como bacterias, ricketsias, espiroquetas, leptospiras, parásitos, hongos y virus. Sin embargo, con la excepción de los virus, la encefalitis suele ser un síntoma más, casi nunca el más llamativo, dentro del cuadro clínico de la enfermedad. Normalmente, cuando se refiere a una encefalitis, se hace como sinónimo de encefalitis vírica.

Entre las encefalitis víricas, se conocen más de cincuenta virus causantes de encefalitis en la especie humana. Los más importantes son los que producen encefalitis sin trastornos sistémicos. Casi siempre la encefalitis está asociada a una meningitis, de manera que los dos síndromes, encefalitis y meningitis, forman un espectro continuo (meningoencefalitis) provocado por los mismos virus, aunque algunos virus pueden tener preferencia por alguna de estas localizaciones.

Los virus que producen encefalitis ocasionan un síndrome común que permite hacer un diagnóstico clínico, pero es muy difícil hacer un diagnóstico exacto en más de la mitad de los casos, excepto en los casos particulares de determinadas regiones geográficas.

Parálisis Flácida

La parálisis es una pérdida o disminución de la motricidad o de la contractilidad de uno o varios músculos, debida a lesiones de las vías nerviosas o de los mismos músculos. Si ésta es parcial se habla de paresia. Las parálisis de origen nervioso pueden ser centrales o periféricas. Algunas enfermedades metabólicas del sistema muscular pueden ser responsables de parálisis sin lesión nerviosa o muscular, como, por ejemplo, la miastenia. La parálisis flácida es un tipo de parálisis en la cual el músculo se torna laxo y blando, no resistiendo a un estiramiento pasivo, lo que da lugar a una debilidad extrema y la pérdida completa de los reflejos tendinosos y cutáneos.

Su origen tiene lugar cuando se producen alteraciones del nervio periférico dando como resultado una lesión de los grupos de neuronas motoras inferiores (NMI), localizadas en el asta ventral de la médula espinal o bien desde las fibras que van hacia la periferia desde las neuronas motoras inferiores hacia los músculos que inervan.


Características

Las lesiones de las neuronas motoras inferiores conducen a la interrupción de los reflejos de la médula espinal y los músculos, dando lugar a la eliminación de la actividad refleja y a una disminución del tono muscular (hipotonía o atonía).

La lesión en el soma o axón de una NMI conlleva a un estado de mayor excitabilidad (hiperexcitabilidad) acompañado de sacudidas y movimientos espasmódicos en las unidades musculares, concretamente se manifiestan en la superficie muscular, este trastorno se denomina fascicularizaciones. Estas fascicularizaciones normalmente provocan la muerte de la neurona motora inferior, debido a esto la desnervación del músculo lleva consigo la atrofia extrema, reduciendo su tamaño original en un período de tres a cuatro meses, tras esto la reacción del músculo al estiramiento no se da.

En presencia de lesiones en determinadas partes de la vía extrapiramidal se da lugar a una parálisis parcial con una disminución de la rapidez de la contracción, en estos casos el reflejo tendinoso se reduce pero este no se pierde, además la atrofia muscular es menor. La lesión de una NMI, asociada con una lesión en la médula espinal, se denomina lesión del nervio periférico, el cual puede tener lugar a cualquier nivel de la médula espinal. Ejemplos de esto son los siguientes:

La lesión del nervio periférico C7 conduce a una debilidad solo en la mano, a nivel T12 o por debajo produce parálisis fláccida en todas las zonas que se localizan por debajo del nivel del que se ha producido la lesión. Los músculos más perjudicados son el deltoides, trapecio, cuádriceps, glúteos, intercostales y tibial.

¿Qué es la Meningoencefalitis?

En medicina, la Meningoencefalitis, en inglés “meningoencephalitis” es definida como aquella inflamación simultánea del encéfalo y sus meninges, caracterizada clínicamente por cefalea frontal, rigidez de nuca, náuseas, vómitos, confusión, convulsiones e incluso coma.

La Meningoencefalitis se presenta principalmente en infecciones víricas, pero también en listeriosis, leptospirosis, rickettsiosis, toxoplasmosis, blastomicosis, después de la vacunación antivariólica y antirrábica.

¿Qué es la Meningitis?

La meningitis es definida como aquella infección de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal. La cubierta se llama meningitis. Las causas más comunes de meningitis son las infecciones virales. Estas infecciones generalmente mejoran sin tratamiento. Sin embargo, las infecciones meningíticas bacterianas son extremadamente graves. Pueden provocar la muerte o daño cerebral incluso con tratamiento.

Referencias:


          [Consultado el 02 de Febrero de 2016]