¿QUÉ ES LA HIDROCELE? – Medicina - Enciclopedia de Tareas

¿QUÉ ES LA HIDROCELE? – Medicina



Hidrocele, acumulación patológica de líquido seroso en el interior de una cavidad en el cuerpo humano. Popularmente se lo conoce como «quiste de agua», aunque este término es inapropiado debido a que lo que se acumula no es precisamente agua. En otra definición, La Hidrocele es un término que se refiere a la acumulación de líquido en la bolsa escrotal entre las Túnicas Vaginal y Albugíneas del Testículo. La Túnica Vaginal son las cubiertas serosas de los testículos; es una bolsa de membrana serosa, derivado del proceso vaginal del peritoneo, que en el feto precedió el descenso de los testículos desde el abdomen hasta el escroto. La Túnica Albugínea es una envoltura fibrosa de la corpora cavernosa del pene. Se compone de aproximadamente un 5% de elastina, un tejido extensible que se compone sobre todo de los aminoácidos glicina, valina, alanina, y la prolina. La mayoría del resto de tejido es el colágeno, que se compone de lisina, prolina, glicina, alanina, y otros aminoácidos.

El tipo de hidrocele más común es la hidrocele testis, la acumulación excesiva de fluido en el cordón espermático, entre las dos capas de la túnica vaginal que recubre el testículo y la cara interna del escroto. En el hidrocele congénito el aumento de volumen puede verse acompañado de una hernia inguinal.

En términos coloquiales, el testículo está alojado en una funda, llamada escroto. Entre ellos hay una pequeña cantidad de líquido, que permite que el testículo sea muy móvil y sea menos vulnerable a posibles traumatismos. El hidrocele testis ocurre cuando la cantidad de líquido aumenta debido a una inflamación de uno o ambos testículos, o bien por la obstrucción de un vaso sanguíneo o un vaso linfático, haciendo evidente el aumento de tamaño de la bolsa escrotal.

Cuando aparece en recién nacidos se debe a una comunicación de la bolsa escrotal con el interior del abdomen y puede o no ir acompañado de hernia. Entonces se habla de hidrocele comunicante (con la cavidad abdominal).

Hidrocele Congénita y Adquirida

Congénita: Para una hidrocele congénita es un cierre incompleto de la túnica vaginal, conservándose la comunicación con la cavidad peritoneal por un conducto estrecho que permite que el líquido peritoneal fluya hacia el saco escrotal. En vez de estar contenido en una bolsa cerrada por todas partes, el líquido de la hidrocele congénito comunica con el peritoneo. Normalmente desaparece a los 18 meses de edad.

Adquirida: La génesis de la hidrocele adquirida todavía no se ha resuelto por completo. Puede que se fundamente en un antecedente de inflamación de los testículos, como la epididimitis, un tumor, una torsión testicular o, en un 25-50% de los casos, por un traumatismo contuso. Normalmente, las hidroceles secundarias a infecciones se resuelven con la inflamación. La hidrocele adquirida es más frecuente en niños mayores, adolescentes y adultos.

Causas de las hidroceles

Las hidroceles son comunes en los bebés recién nacidos.

Durante el desarrollo de un bebé en el útero, los testículos descienden desde el abdomen a través de un conducto hasta el escroto. Las hidroceles se presentan cuando este conducto no se cierra. El líquido drena desde el abdomen a través del conducto abierto y queda atrapado en el escroto. Esto hace que el escroto se hinche.

La mayoría de las hidroceles desaparecen unos cuantos meses después del nacimiento. Algunas veces, una hidrocele puede ocurrir con una hernia inguinal.

Las hidroceles también pueden ser causados por:

-Acumulación del líquido normal alrededor del testículo. Esto puede ocurrir debido a que el cuerpo produce demasiado líquido o éste no drena bien. (Este tipo de hidrocele es más común en los hombres mayores).

-Inflamación o lesión del testículo o el epidídimo.

Síntomas de las hidroceles

El principal síntoma es una hinchazón testicular indolora que se siente como un globo de agua. Una hidrocele puede presentarse en uno o en ambos lados.

Tratamiento para las hidroceles

Por lo general, los hidroceles no son dañinos y sólo se tratan cuando causan molestia o infección.

Las hidroceles a raíz de una hernia inguinal se deben reparar quirúrgicamente lo más rápido posible. Las hidroceles que no desaparecen espontáneamente después de unos pocos meses pueden necesitar cirugía. Con frecuencia, se lleva a cabo un procedimiento quirúrgico, llamado hidrocelectomía (extirpación del revestimiento del saco), para corregir el problema. El drenaje con aguja no funciona bien porque el líquido reaparecerá.

Referencias:


          [Consultado el 5 de Octubre de 2015]