¿QUÉ ES LA VERGA PALMEADA?



La Verga Palmeada

La Verga es otro nombre del Pene, es una expresión vulgar de pene en algunos países de América Latina. El pene es el órgano copulador masculino, que interviene, además, en la excreción urinaria. La Verga Palmeada es definida como aquella deformidad en el miembro viril en la cual aparece soldado al escroto por una banda cutánea.

La palabra 'pene' procede del latín 'penis', a su vez del protoindoeuropeo *pes-.

Según la RAE, el término falo proviene del latín phallus, y éste del griego φαλλός (phalós). Si bien en la actualidad falo es utilizado como sinónimo de pene, el vocablo phallus se usaba para describir imágenes de dicho órgano, ya sean pintadas o grabadas.

Sinónimos del Pene

Este órgano humano tiene cuantiosos sinónimos en lenguaje familiar o vulgar; prácticamente el nombre de cualquier objeto alargado suele ser empleado para referirse eufemísticamente a él. Camilo José Cela dedicó un volumen de su Diccionario secreto a los diversos nombres de este órgano.

Es bueno acotar que muchas palabras sinónimas para referirse a este órgano en el lenguaje coloquial suelen ser malsonantes.

Característica del Pene

El pene humano alcanza su estado erecto llenándose de sangre, por lo cual carece de báculo, un hueso que se encuentra en el pene de muchas especies de mamíferos y cuya función es hacer posible la penetración en ausencia de erección. Otras características del pene humano es que no puede retirarse dentro de la ingle; además, en proporción a la masa corporal, es más largo que el promedio del reino animal.

En el desarrollo embrionario, el órgano que en el embrión de sexo masculino se convertirá en el pene es el equivalente al órgano que en el sexo femenino se convertirá en el clítoris. Y, en aquellos casos en los que se presenta alguna malformación durante dicho desarrollo, es posible que el bebé nazca en alguno de los llamados estados intersexuales, es decir, en etapas intermedias del desarrollo del pene o del clítoris, y es por ello que algunos individuos presentan, en la edad adulta e independientemente del sexo determinado por la concentración de las hormonas en la sangre, un pene demasiado pequeño o, por el contrario, un clítoris excesivamente grande.

Estructura del Pene y Eyaculación

El pene humano está conformado por tres columnas de tejido eréctil: dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso. Los primeros se encuentran uno al lado del otro en la parte superior del pene, mientras que el último se ubica en la parte inferior.

El glande,(o capullo) una zona muy sensible, constituye el final del cuerpo esponjoso y la parte más ancha del mismo. Tiene forma de cono y está recubierto por un pliegue de piel suelta, el prepucio, que puede ser retirado hacia atrás, para dejar el glande expuesto, o puede incluso eliminarse a través de una sencilla intervención quirúrgica (la circuncisión, muy útil en casos de fimosis o de parafimosis). El área de la parte inferior del pene de donde se sujeta el prepucio se llama frenillo.

La uretra es una vía común para el paso de la orina y del semen, atraviesa el cuerpo esponjoso y termina en un orificio conocido con el nombre de meato urinario, el cual se encuentra en el extremo del glande. El esperma (hasta ese punto aún no se denomina semen) es producido en los testículos y almacenado en el epidídimo. Durante la eyaculación, el esperma es propulsado hacia los vasos deferentes. Los fluidos son agregados por las vesículas seminales. Los vasos deferentes desembocan en los conductos eyaculatorios, los cuales se unen a la uretra dentro de la próstata. Ésta última y las glándulas bulbouretrales (también conocidas con el nombre de «glándulas de Cowper») adhieren secreciones y, por último, el semen es expulsado a través del orificio del pene.

La eyaculación de semen ocurre cuando el varón alcanza el orgasmo, el cual puede ser el resultado de un coito, de una masturbación, de una felación o de los sueños húmedos. Durante la eyaculación en el pene se producen contracciones rítmicas y que estas a su vez están acompañadas de cosquillas al mismo tiempo que ocurren, las cuales facilitan la salida del semen con una mayor fuerza. La duración de cada contracción rítmica es de 0,6 a 0,7 segundos y que pueden ocurrir entre 10 y 15 contracciones rítmicas por cada masturbación, coito, felación o sueños húmedos. Estos últimos, también llamados emisiones o poluciones nocturnas, son eyaculaciones que se producen de manera involuntaria durante el sueño. Sin embargo, se puede dar orgasmo sin eyaculación (orgasmo seco, por ejemplo, durante el sexo tántrico, el cual permite multiorgasmos en una sola copulación) y eyaculación sin orgasmo.

Circuncisión

La circuncisión consiste en cortar una porción del prepucio del pene que cubre al glande, dejándolo permanentemente al descubierto. El 1 % de las circuncisiones se realizan por razones médicas, principalmente para curar el dolor que genera la imposibilidad de deslizar el prepucio para descubrir el glande durante la erección, ya sea totalmente impedido —fimosis— o sólo parcial —parafimosis—.

La circuncisión a lo largo de la historia

Los motivos más frecuentes para circuncidar son religiosos, culturales o médicos. En el Judaísmo, este ritual se llama Brit Milá. En el Tanaj de los judíos, también llamado Antiguo Testamento por los cristianos, Dios ordena que todo niño sea circuncidado a los 8 días de vida. Las comunidades judías más ortodoxas de la actualidad continúan practicando esa costumbre atávica. Aunque no se menciona en el Corán, la circuncisión se practica en todo el mundo islámico.

En la Alemania nazi la policía llegó a obligar a los alemanes varones a exponer sus genitales para demostrar que no eran judíos y evitar la detención, dándose el caso de gente detenida debido a que se les había practicado una circuncisión por fimosis y no por razones religiosas.

En la angloesfera, la circuncisión masculina es común, pero en declive.

A partir de una premisa cierta (que con la circuncisión el glande pierde sensibilidad) los médicos victorianos habían deducido dos conceptos erróneos: que los estadounidenses tendrían menor tendencia a la práctica de las relaciones sexuales, y que eso automáticamente los volvería más religiosos y trabajadores.

En el siglo XIX médicos puritanos difundían la idea de que el esmegma podía producir infecciones o contener sustancias cancerígenas, pero estudios más recientes refutarían esa posibilidad.

Existe una controversia mundial sobre la circuncisión de los niños sin razones médicas. Este debate está relacionado con la ética médica, la justicia, los derechos humanos y la ciencia. Diversas organizaciones de salud no se ponen de acuerdo sobre los beneficios y riesgos asociados con la operación, pero ninguna recomienda la circuncisión rutinaria. De acuerdo con la OMS y el ONUSIDA, la circuncisión es una estrategia (con la prevención y el uso del condón) de prevención adicional contra la epidemia del Sida en las zonas donde el VIH es generalizada (alta prevalencia) en África subsahariana.

Enfermedades y Disfunciones Físico-fisiológicas Penianas

Cáncer de Pene

El cáncer de pene es una enfermedad neoplásica caracterizada por la multiplicación anormal de células en el pene. El esmegma puede ser un factor desencadenante en este tipo de patologías, aunque su relación con ésta aún no se encuentra claramente definida. Generalmente se manifiesta con lesiones o ulceraciones en el pene, así como bultos o tumoraciones que no necesariamente llegan a ser malignas.

Histiocitosis

El término histiocitosis refiere a la proliferación de células relacionadas al sistema macrófago-monocito, es decir las células presentadoras de antígenos (APC), como las células de Langerhans, ubicadas en piel y pulmones.

Enfermedad de Paget del Pene

La enfermedad de Paget extramamaria del pene es un adenocarcinoma usualmente no invasivo de la piel. El origen de las células neoplásicas puede ser de las glándulas apócrinas o de células madres epiteliales. Las áreas de la piel ricas en glándulas apócrinas son las de la región genital, donde se ubica la EMPD. Puede ser primaria o secundaria. La enfermedad primaria usualmente se trata con excisión quirúrgica.

Balanitis

La balanitis es la inflamación del glande. Cuando también se afecta el prepucio, se denomina balanopostitis. La inflamación se puede deber a una infección de tipo bacteriano, micótico o viral, pero también podría deberse al uso de jabones inadecuados (irritantes). También son factores causantes la falta de aireación e higiene, que pueden hacer que el esmegma produzca inflamación y edema.

Algunos estudios indican que la balanitis es más frecuente en varones sin circuncidar.

Fimosis y Parafimosis

El prepucio es un pequeño trozo de piel retráctil cuya función física es proteger el glande y facilitar la penetración durante el coito. En el recién nacido y hasta la adolescencia el prepucio se encuentra generalmente adherido al glande en lo que se llama 'fimosis fisiológica', la cual evoluciona espontáneamente en la mayoría de los casos. Al no tratarse de un estado patológico no es recomendable ningún tratamiento ni intervención hasta la adultez si el estado persistiera, dado que generalmente terminan siendo perjuidiciales. En el caso de persistencia, se tiene una fimosis patológica en adulto. Esta fimosis es una característica anatomopatológica que consiste en la estenosis (estrechez) del orificio prepucial que impide la retracción completa (y no dificultosa) del prepucio para dejar el glande descubierto, activamente durante la flacidez del pene, o pasivamente durante la erección. La parafimosis es la urgencia urológica producida por la inflamación o edema del prepucio, que impide el recubrimiento del glande tras su retracción forzada y que produce una constricción o estrangulamiento del mismo por el anillo del prepucio inflamado que se ha retraído, con riesgo de necrosis del glande, por lo cual es necesaria la urgente asistencia médica.

La fimosis puede acarrear complicaciones durante la vida sexual activa, por lo que suele realizarse modificaciones en la anatomía del prepucio fimótico para evitar dichas complicaciones. Uno de los medios es la cirugía: actualmente hay diversas técnicas como la de Duhamel (ilustrada más arriba) que consiste en realizar cortes en el anillo fimótico en el sentido longitudinal del pene, para luego suturarlos transversalmente y lograr la amplitud del prepucio necesaria para descubrir el glande con facilidad; similar es la 'fimosiectomía dorsal en cuña', de resultado menos estético que la anterior pero de un tiempo de realización y costo menor; otra técnica es la de cortes en Z, muy utilizada en cirugía estética reconstructiva. La circuncisión es la cirugía más antigua para terminar la fimosis y consiste en extirpar el prepucio, es decir su amputación generalmente total, con la consiguiente pérdida de sensibilidad no solo por la pérdida del mismo prepucio sino por la subsiguiente queratinización del glande (engrosamiento de la mucosa del glande).

Disfunción Eréctil

La disfunción eréctil de origen fisiológico, incorrectamente llamada comúnmente impotencia, impide a quien la padece el lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria. Es minoritaria con respecto a la de causas psicológicas. Afecta en especial a hombres mayores, por lo que la incidencia aumenta con la edad: mientras que sólo el 5 % la padece a la edad de 40 años, es entre un 15 y un 25 % a los 65 años (tomando ambas disfunciones). Puede deberse a cambios fisiológicos originados por la edad, afecciones del riñón, tabaquismo (que afecta el flujo sanguíneo en venas y arterias), alcoholismo crónico, esclerosis múltiple, arteriosclerosis, psoriasis, enfermedad vascular, enfermedad neurológica, una lesión, efectos secundarios de medicamentos, baja presión arterial, u otros factores. Toda lesión en los nervios penianos o que deteriore el flujo de sangre al pene puede causarla. Tiene un especial papel la diabetes, ya que entre el 35 y el 50 % de los que la padecen sufren disfunción eréctil. En todos los casos, para solucionarla se requiere de atención médica especializada.

Distorsión Eréctil

Si bien es normal una cierta curvatura del pene, tanto a ambos lados, como hacia arriba o abajo, por problemas congénitos, o a causa de accidentes, ya sea coitales o no, el pene puede sufrir daños que generen una curvatura en el cuerpo peniano, lo que puede llegar a dificultar, y hasta impedir el llevar a cabo relaciones sexuales.

Hypospadias

La hipospadias es una anomalía congénita por la que el pene no se desarrolla de la manera usual. El resultado es que el meato urinario se localiza en algún lugar en la parte inferior del glande o tronco, o más atrás, como en la unión del escroto y pene.

Pene Bífido

El pene bífido es una anomalía congénita; durante el desarrollo fetal en el útero, en un momento en los órganos genitales masculinos son morfológicamente en evolución, es decir, alrededor de la 6 ª semana de gestación, hay una fusión incompleta de lo que se conoce estructuralmente como el tubérculo genital, resultando en una duplicación bilateral del pene, o diphallia, y en este caso, acompañada por una hipospadias o acortamiento de la uretra, por lo que el acto de orinar suele ser muy difícil.

Pápulas Perladas

Hirsuties papillaris genitalis, comúnmente conocidas como pápulas perladas, es una condición dermatológica hereditaria muy frecuente. Se trata de filas de pequeñas protuberancias de color carne en la corona del pene (en la base del glande). Es un fenómeno fisiológico inofensivo, sin ningún potencial maligno. No es una enfermedad de transmisión sexual y su aparición no se relaciona con la actividad sexual o la higiene personal.

Al ser las protuberancias muy sensitivas, pueden llegar a causar molestia. Si bien no necesitan tratamiento, se las elimina, con fines meramente estéticos, mediante diferentes métodos, como el láser CO2, la radiofrecuencia, la crioterapia (utilización de nitrógeno líquido), la criocirugía, y electrofulguración.

Manchas de Fordyce

Las manchas de Fordyce, o granos de Fordyce, son diminutos granos, indoloros y en relieve, de color blanco, amarillo o crema, de 1 a 3 mm de diámetro, que pueden aparecer en el tronco del pene, a cualquier edad. Son una forma de glándulas sebáceas ectópicas. No son malignas y no son infecciosas; no guardan ninguna relación ni afectan las actividades sexuales, teniendo sólo una repercusión estética. Aunque el tratamiento no es necesario, la persona puede optar por aplicar cada día gel o crema de tretinoína a las zonas afectadas.

Referencias:


          [Consultado el 03 de Febrero de 2016]