SOBREMORDIDA HORIZONTAL Y VERTICAL – En Odontología - Enciclopedia de Tareas

SOBREMORDIDA HORIZONTAL Y VERTICAL – En Odontología



La sobremordida es un problema de maloclusión en el que los dientes superiores están muy por delante de los dientes inferiores. En algunos casos, esta mala mordida es tan leve que prácticamente no se ve, mientras que en situaciones más extremas la mandíbula superior puede parecer mucho más grande que la inferior, o la inferior verse como mucho más pequeña que la superior. Se trata de un problema que suele solucionarse mediante tratamiento ortodóntico.

-Sobremordida Horizontal

La sobremordida horizontal es la distancia que se da desde el borde incisal de los incisivos superiores a la cara vestibular de los incisivos inferiores. Se le llama también Overjet.

Puede deberse a un excesivo crecimiento del maxilar superior, al deficiente crecimiento de la mandíbula, a la inclinación hacia afuera de los dientes superiores.

Los dientes superiores que protruyen más allá del contacto normal con los dientes de abajo están más propensos a lastimarse, a menudo es una indicación de una mala mordida posterior, y puede indicar una desproporción en el crecimiento de los maxilares. El hábito de chuparse el dedo, también puede causar una protrusión de los dientes superiores.

Cuando la sobremordida horizontal está cerda de cero, hay un espacio grande entre molares superiores e inferiores en el movimiento protrusivo: Cúspides más alta y surcos más profundos.

A mayor sobremordida horizontal, menor será el espacio entre los molares superiores e inferiores durante protrusión: menor altura cuspídea y profundidad de fosa.

-Sobremordida Vertical

La sobremordida vertical es la distancia que se va dar desde el borde incisal de los incisivos superiores al borde incisal de los incisivos inferiores que va hacer perpendicular al plano de oclusión. Se le llama también Overbite.

La sobremordida vertical normal es de 2mm, cuando el 20% de la superficie labial de los incisivos inferiores está cubierta por los incisivos superiores, es decir solo el tercio incisal de los inferiores.

Las coronas de los dientes anteriores superiores cubren casi por completo las coronas de los dientes inferiores esto es la sobremordida vertical.
Cuando cubre más del 30% es anormal.

Cuando la sobremordida vertical es profunda se produce espacio grande entre molares superiores e inferiores durante el movimiento protrusivo: cúspides más altas y surcos más profundos.

Si la sobremordida vertical es superficial, espacio pequeño entre molares y la altura cuspídea y la profundidad de fosa más menor.

Informaciones de ayuda para el aprendizaje del contenido:

Maloclusión: se refiere al mal alineamiento de los dientes o a la forma en que los dientes superiores e inferiores encajan entre sí. La mayoría de las personas tienen algún grado de maloclusión, si bien normalmente no es lo suficientemente seria para requerir tratamiento. Aquellas que tienen maloclusiones más severas pueden requerir tratamiento de ortodoncia para corregir el problema. La corrección de maloclusiones reduce el riesgo de pérdida de piezas y puede ayudar a aliviar presiones excesivas en la articulación temporomandibular.

Sobremordida: tiene un fuerte componente genético y es acompañando por un patrón facial de cara corta. Este es un rasgo bien aparente en los pacientes de familias caracterizadas por el citado problema oclusal, quienes tienden a presentar características esqueléticas y oclusales bastante similares.

Sobremordida: un motivo de preocupación
[Fuente: https://www.propdental.es/blog/ortodoncia/que-es-la-sobremordida/]

A diferencia del prognatismo mandibular, en que la mandíbula inferior está más avanzada que la superior, la estética de la sobremordida no suele preocupar tanto a quién la padece. Pero más allá de comprometer o no la apariencia, debes saber que puede causar problemas dentales importantes. La sobremordida puede afectar tu forma de hablar e incluso cambiar la estructura de tu cara por culpa de los conocidos “dientes de conejo”. Los pacientes que se tratan este problema mediante ortodoncia o cirugía están muy satisfechos con los resultados, que mejoran su capacidad masticatoria, el habla y la apariencia.

Por desgracia, la mayoría de sobremordidas son un problema hereditario. Pero también hay hábitos que pueden provocar esta discrepancia mandibular como la succión del pulgar o el uso del chupete durante demasiado tiempo.

Si estás preocupado porque crees que algún hábito de tu hijo puede contribuir a este problema, pide una cita con el odontopediatra. Aunque sea muy pequeño, el dentista de Propdental puede tomarle radiografías para determinar la necesidad de corregir la sobremordida más adelante. Además, puede sugerir algunos consejos para frenar los malos hábitos que complican la situación.

Nuestros dentistas pueden determinar si tienes sobremordida durante una visita dental regular. Las maloclusiones menores no suelen requerir corrección, puede que el tratamiento sea recomendable para evitar futuros problemas dentales. Estos inconvenientes provienen del exceso de presión en la mandíbula al masticar, algo que no solo desgasta los dientes, sino que también aumenta las posibilidades de sufrir enfermedad periodontal.

Cirugía y otros tratamientos para la sobremordida

El tratamiento ortodóntico es el más común para corregir los problemas de sobremordida. El dentista o el ortodoncista que se encarga del problema, puede emplear todo tipo de técnicas ortodónticas: brackets tradicionales, brackets estéticos o Invisalign para tirar hacia atrás los dientes superiores. En el caso que además de una sobremordida, el paciente también sufra apiñamiento dental, puede que necesite la extracción de algún diente para que los dientes anteriores tengan el espacio que necesitan.

Como hemos comentado, Invisalign es una alternativa al tratamiento de brackets tradicionales. Gracias a esta novedosa técnica, puedes someterte a un tratamiento ortodóntico sin la necesidad de comprometer tu estética. Este tratamiento consiste en la utilización de una serie de alineadores de plástico transparentes que se cambian cada dos semanas hasta conseguir el movimiento dental necesario. Los alineadores están fabricados de forma personalizada y pueden quitarse para comer o cepillarse los dientes con total normalidad.

En circunstancia extremas en los que la sobremordida es principalmente esquelética, la cirugía es la única solución para tirar hacia adelante la mandíbula inferior, o tirar hacia atrás la superior. Se recomienda que esta intervención se realice una vez la mandíbula se ha desarrollado por completo, algo que sucede alrededor de los 20 años.

En caso de sufrir este problema de maloclusión, es aconsejable visitar al dentista cuanto antes mejor. Esto se debe a que la sobremordida es más fácil de tratar en niños y adolescentes que todavía tienen la mandíbula en crecimiento. Pero nunca es demasiado tarde para solventar el problema. Los adultos también pueden solucionarlo, aunque ello pueda requerir más tiempo.

Mantener la sonrisa después del tratamiento de la sobremordida

Una vez tu mordida ha sido corregida, debes seguir visitando al dentista para que monitorice tu progreso y compruebe que todo va correctamente. La mejor manera de proteger la inversión que has hecho y asegurar que los resultados son definitivos es utilizar un retenedor ortodóntico fijo o removible que asegure que los dientes no se mueven de nuevo.

Si crees que sufres sobremordida, visita a tu dentista de Propdental. Él te asesorará en la realización del plan de tratamiento y comentará contigo las opciones que hay para solucionar el problema. Al solucionar tu problema de sobremordida no solo conseguirás una sonrisa más bonita, sino que tu boca funcionará mejor.

Tratamiento de la sobremordida con ortodoncia

Al examinar la cara del paciente en Clínicas Dentales Propdental, la ortodoncista suele observar que estos presentan una deficiencia mandibular esquelética y un mentón bien desarrollado (el cual puede hacer pasar por alto la deficiencia mandibular esquelética), y un labio inferior curvado con exceso de tono.

La altura facial anterior tiende a estar disminuida y cuanto más corta sea, mayor será la tendencia que presente el labio inferior para curvarse, lo cual acentuará el pliegue labio dental.

Si el labio inferior se coloca por detrás de los incisivos superiores, éstos se inclinarán hacia delante, produciendo una maloclusión de Clase II división 1, con tendencia a la aparición de diastemas e incisivos dispuestos labialmente “en abanico”.

Si, por el contrario, el labio inferior cubre vesicularmente a los incisivos superiores, éstos se enderezarán o incluso se inclinarán hacia palatino pudiendo llegar incluso a producir una maloclusión de Clase II división 2, con mayor o menor apiñamiento superior.

En el examen clínico intraoral de los pacientes con sobremordida profunda anterior en clinicas dentales Propdental, suele encontrarse además:

1.Relación molar y canina de Clase II de Angle.
2.Resalte aumentado (aunque el apiñamiento en la zona incisiva del maxilar superior hace que frecuentemente el resalte sea menor de lo esperado, dada la discrepancia esquelética, o incluso nulo en los patrones de maloclsuión clase II división 2).
3.Excesiva curva de Spee en la arcada mandibular, con una curva de Spee reducida o negativa en la arcada maxilar.
4.Tendencia hacia el apiñamiento incisivo, frecuentemente más severo en la arcada superior que en la inferior.

No obstante, al igual que anteriormente indicábamos que podemos encontrarnos con un amplio rango de sobremordida en presencia de cualquier tipo de relaciones oclusales posteriores (normales o anormales), la sobremordida profunda anterior tampoco es un signo exclusivo ni patognomónico de patrones faciales de caras cortas, ni siempre aparece dentro de un marco esquelético y funcional como el descrito anteriormente.

No obstante, la sobremordida profunda sí que es muy característica de tales patrones morfológicos y fisiológicos, apareciendo con frecuencia asociada a deficiencia mandibular esquelética y altura facial anterior disminuida, tal y como hemos mencionado.