TEJIDO DENSO Y AREOLAR – Tejido Óseo - Enciclopedia de Tareas

TEJIDO DENSO Y AREOLAR – Tejido Óseo



Tejido Denso

El Tejido Denso, también llamado Tejido Compacto es el tejido que se encuentra en la capa externa de los huesos largos formando la diáfisis, en el exterior y en el interior de los huesos planos y en distintas zonas en los huesos cortos, según cada hueso en concreto. Es un tejido duro, denso y frágil. Al observarlo al microscopio destacan estructuras cilíndricas, denominadas osteonas, formadas por capas concéntricas de laminillas óseas, donde se encuentran insertos los osteocitos. En el interior de la osteona hay un canal, el conducto de Havers, por donde circulan vasos sanguíneos, linfáticos y nervios. Los vasos sanguíneos aportan los nutrientes necesarios a las células de los huesos y conducen las hormonas que controlan el aporte de calcio. También aparecen canales que conectan unos conductos de Havers con otros. Estos conductos se llaman conductos de Volkmann. La unidad estructural del tejido óseo compacto es el Sistema de Aversar u osteona. Este tipo de hueso se localiza en la diáfisis de los huesos largos. El Sistema de Havers está constituido por:

-Conducto de Aversar: contiene el VAN que pasa por el agujero nutricio del hueso.
-Laminillas óseas: su número aumenta a medida que crece el hueso.
-Osteoplastos: dispuestos en forma concéntrica, en cuyo interior se encuentran los osteocitos.
-Canalículos calcóforos: conecta el osteoplasto con el conducto de Havers. Permite la nutrición y eliminación de desechos del osteocito (sus prolongaciones viajan a través del canalículo).

Tejido Areolar

El Tejido Areolar, también llamado Tejido Esponjoso es aquel tejido que constituye la mayor parte del tejido óseo de los huesos cortos, planos y de forma irregular y de la epífisis de los huesos largos. El hueso esponjoso de los huesos de la pelvis, las costillas, el esternón, las vértebras, el cráneo y los extremos de algunos huesos largos es el único reservorio de médula ósea roja y por lo tanto, de hematemesis en los adultos. El hueso esponjoso no contiene verdaderas osteonas. Está formado por laminillas dispuestas en un encaje irregular de finas placas de hueso llamadas trabarlas. Los espacios entre las trabéculas de algunos huesos están ocupados por la médula ósea roja productora de células sanguíneas. En el interior de las trabarlas existen eritrocitos, situados en lagunas de las que parten conductillos radiales. Los vasos sanguíneos del periostio penetran a través del hueso esponjoso. Los eritrocitos de las trabarlas reciben su nutrición directamente de la sangre que circula por las cavidades medulares.

Informaciones de ayuda para el aprendizaje del contenido:

Tejido Óseo: es un tejido especializado del tejido conectivo, constituyente principal de los huesos en los vertebrados, cuyo tejido está compuesto por células y componentes extra celulares calcificados que forman la matriz ósea. Se caracteriza por su rigidez y su gran resistencia tanto a la tracción como a la compresión.

La estructura histológica del tejido óseo maduro es igual tanto en la sustancia compacta como en la sustancia esponjosa y se designa con el nombre de hueso laminillar. Durante el desarrollo se forma hueso entretejido o inmaduro que luego se transforma en hueso laminillar.

Las unidades estructurales del tejido óseo maduro son nominillas óseas de 3 a 7 µm de espesor (especiales o concéntricas) que sobre todo en las regiones de sustancia compacta forman sistemas tubulares finos, las osteomas. El hueso laminillar puede estudiarse con la ayuda de dos técnicas de preparación diferentes:

-Método de desgaste: A partir del hueso macerado limpio, en los que se puede ver sobre todo la distribución y la organización del material inorgánico con calcio abundante.

-Corte de espécimen descalcificado: Muestra el material orgánico (colágeno, células y vasos).

Referencias:


          [Consultado el 28 de Septiembre de 2015]