CONTABILIDAD INDUSTRIAL Y COMERCIAL



Contabilidad Industrial

La contabilidad industrial es aquella contabilidad que se utiliza en las empresas de transformación y comprende desde la adquisición de materiales, sus pasos por los distintos departamentos de producción hasta llegar a la determinación del costo unitario y posteriormente a la venta de productos y recuperación de estos.

Las industrias que se abocan a transformar la materia prima en productos elaborados son controladas por la contabilidad industrial.

Debemos destacar que en la contabilidad industrial los costos de servicio se distribuyen en los departamentos productivos, de la misma manera se procederá en la actividad bancaria con los departamentos accesorios en relación con los operativos.

Contabilidad Comercial

La contabilidad comercial es aquella contabilidad que se dedica al control de aquellas empresas cuya principal actividad pasa por la compra y venta de algún producto específico.

Gracias a la contabilidad, el comercio logra tener el registro de todas sus operaciones que pueden cuantificarse en términos de dinero.

El registro de los ingresos y egresos monetarios permite que el comercio saque conclusiones sobre su desempeño y que planifique sus actividades en el corto, mediano y largo plazo. Con la contabilidad comercial, por ejemplo, es posible saber cuáles fueron las ganancias mensuales de una tienda en el último año y de qué capital dispone para realizar inversiones.

Todos los comercios desarrollan, de alguna manera, la contabilidad comercial. Aquellos que movilizan grandes cantidades de dinero suelen contar con un departamento o con un especialista dedicado exclusivamente a los estudios contables. Los pequeños comercios, en cambio, pueden prescindir de un contador ya que el propietario realiza las tareas básicas del ámbito, como registrar los gastos por la compra de mercadería y las ventas realizadas.