OFENSAS A LA DIGNIDAD DEL MATRIMONIO - Enciclopedia de Tareas

OFENSAS A LA DIGNIDAD DEL MATRIMONIO



El Matrimonio es el 5to mandamiento de Dios y más que un frío contrato, es una alianza, una comunidad de vida y amor, una convivencia en la que la procreación, siendo algo muy importante, no tiene finalidad primordial. El amor y la mutua ayuda no pueden relegarse a segundo plano.

Las ofensas a la dignidad del matrimonio se ven con muchas frecuencias hoy en día. Estas ofensas son las siguientes:

-Adulterio

El adulterio es la unión sexual de dos personas cuando uno o ambos están casados por la con otra persona. El adulterio más que una ofensa, es un pecado, es un delito, es un engaño, es una traición, una falta de respeto y de conciencia y una violación de la reglas de Dios.

Si, estando casado, miras a una mujer por primera vez e imaginas un deseo sexual, estás usando el sentido de la vista. Si la miras una segunda vez, estás permitiendo ser tentado. Si la miras una tercera vez, has abierto tu corazón al pecado. Más allá de esta tercera vez, es definitivamente pecado.

-Divorcio

El divorcio es una ofensa grave a la ley natural. Pretende romper el contrato, aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte. El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo.

No es lícito al varón, una vez separado de su esposa, tomar otra; ni a una mujer repudiada por su marido, ser tomada por otro como esposa.  [San Basilio Magno, Moralia, regula 73]

El divorcio adquiere también su carácter inmoral a causa del desorden que introduce en la célula familiar y en la sociedad. Este desorden entraña daños graves: para el cónyuge, que se ve abandonado; para los hijos, traumatizados por la separación de los padres, y a menudo viviendo en tensión a causa de sus padres; por su efecto contagioso, que hace de él una verdadera plaga social.

-Unión libre

La unión libre se refiere a la unión de una dos persona (hombre y mujer) que no están en matrimonio, que están junto libre y no por el 5to mandamiento de Dios (El Matrimonio).

La unión libre es un pecado grave, quien se une en matrimonio solo por lo civil está en unión libre. el que está en unión libre o casado por lo civil ni siquiera puede comulgar, so pena de tragarse su propia condenación, tal como enseña la biblia.

Dios creó al hombre y a la mujer, los ha llamado en el matrimonio a una íntima comunión de vida y amor entre ellos.

El sacramento del matrimonio fue instituido por nuestro señor, el primer milagro realizo nuestro señor fue para un matrimonio en las bodas de caná, el matrimonio es muy importante para nuestro señor.

-Acto sexual antes o fuera del matrimonio

Junto con todos los otros tipos de inmoralidad sexual, el sexo antes del matrimonio / las relaciones prematrimoniales son condenados repetidamente en la Escritura (Hechos 15:20; Romanos 1:29; 1ª Corintios 5:1; 6:13, 18; 7:2, 10:8; 2ª Corintios 12:21; Gálatas 5:19; Efesios 5:3; Colosenses 3:5; 1ª Tesalonicenses 4:3; Judas 7). La Biblia promueve la abstinencia antes del matrimonio. El sexo antes del matrimonio es tan malo como el adulterio y otras formas de inmoralidad sexual, porque todos ellos involucran tener sexo con alguien con quien no se está casado. El sexo entre un esposo y su esposa es la única forma de relación sexual que Dios aprueba (Hebreos 13:4).

-Poligamia

La poligamia se da cuando un hombre convive simultáneamente con dos o más mujeres, teniéndolas como esposas. En el caso de una mujer con varios hombres, se llama poliandria.

La poligamia va en contra del matrimonio, pues el matrimonio ha de ser de un hombre y una mujer, y no de un hombre con varias mujeres. La poligamia ofende a la esposa, puesto que merece que el hombre la ame sólo a ella. Ofende la dignidad de la esposa, porque el hombre la considera como cosa. Él busca su placer con otras mujeres. Es una traición al amor y al matrimonio. Atenta contra la igual dignidad del hombre y la mujer.

-Incesto

El incesto consiste en la práctica de relaciones sexuales entre individuos relacionados entre sí, bien sea mediante alianza (parentesco por afinidad, matrimonio) o mediante consanguinidad (parentesco biológico o consanguíneo).

Es grave pecado el incesto, por la grave injuria que con él se hace a los parientes, y tanto mayor cuanto el parentesco fuere más íntimo; por esto en la sagrada Escritura se reprehende con gravísimas palabras y se castiga con pena de muerte. El derecho civil impone contra él la de destierro, y el canónico, además de otras penas, quiere se imponga a los clérigos incestuosos la de diez años de penitencia; y que si unen el adulterio con el [459] incesto, sean privados de sus beneficios y depuestos. Santo Tomás: ubi sup. art. 9.