¿QUÉ ES EL GLANDE?



El glande es un ensanchamiento conoide del pene, agujerado en su extremo anterior por el meato urinario.

El glande es una de las partes más sensibles del pene, se trata de la punta o cabeza del mismo, que correctamente estimulada ofrece un enorme placer al hombre.

La superficie lisa del glande está plagada con innumerables terminaciones nerviosas, el glande es extremadamente sensitivo al tacto, particularmente alrededor de su borde.

El glande está formado por una masa eréctil que cubre los extremos anteriores de los cuerpos cavernosos del pene. Forma un reborde expandido, la corona, en la unión con el cuerpo del pene. La piel del pene forma sobre el glande un repliegue, el prepucio, a menos que se haya extirpado por circuncisión.

La corona del glande, que no está siempre presente en todos los individuos, es el relieve o reborde, en forma de coronilla o sombrerete, situado en la base del glande, allí donde el glande se une al cuerpo del pene, la parte más larga y cilíndrica. A veces, tiene pequeños puntos o granos. Esos puntos o granos sobre la corona del glande pueden ser normales en lo que se llama la corona de Venus, asociadas a las glándulas de Tyson pueden obedecer a la condición denominada pápulas perladas, aunque pueden ser también indicativos de una infección venérea; entonces es indispensable consultar a un médico.

Hipospadias

Las hipospadias son anomalías congénitas que provocan que el pene no se desarrolle de forma habitual. Los hombres que tienen este defecto presentan la abertura del pene por la que orinan en alguna parte diferente a la normal del glande, principalmente entre en el perineo y el glande y no al final del glande, o en la unión del pene y el escroto.

Eritroplasia de Queyrat

La eritroplasia de Queyrat es una forma precoz de cáncer de piel que se localiza en el pene. En esta patología el glande presenta una erupción color rojizo, piel irritada y con una textura aterciopelada persistente.

Se desarrolla, en la mayoría de los casos, en hombres que no han sido circuncidados y está vinculado al virus del papiloma humano. El diagnóstico se realiza mediante una biopsia y el tratamiento puede constar desde cremas antiinflamatorias, cirugía láser o crioterapia, entre otros.