¿QUÉ ES LA TERMORREGULACIÓN? - Enciclopedia de Tareas

¿QUÉ ES LA TERMORREGULACIÓN?



Cuando se habla de termorregulación, también llamada regulación de la temperatura, se refiere a aquella capacidad que tiene un organismo biológico para cambiar o modificar su temperatura dentro de ciertos límites, incluso cuando la temperatura circúndate es muy diferente.

Termorregulación, este término se utiliza para describir los procesos que mantienen el equilibrio entre ganancia y pérdida de calor. Si se añade o quita una determinada cantidad de calor a un objeto, su temperatura aumenta o disminuye, respectivamente, en una cantidad que depende de su capacidad calorífica específica con un ambiente.

Los organismos termorreguladores u homeotermos mantienen la temperatura corporal esencialmente constante en un amplio rango de condiciones ambientales. Por otra parte, los termoconformistas o poiquilotermos son organismos cuya temperatura corporal varía con las condiciones ambientales. Según la forma de obtención del calor, los organismos se clasifican en endotermos y ectotermos. Los organismos endotermos controlan la temperatura corporal mediante la producción interna de calor, y mantienen habitualmente dicha temperatura por encima de la temperatura ambiental. Los organismos ectotermos dependen, para regular su temperatura corporal, fundamentalmente de una fuente de calor externa.

Termorregulación de los seres humanos

La temperatura de los seres humanos varía dependiendo de su sexo, de su actividad reciente, de su consumo de alimentos y líquidos, de la hora del día y, en las mujeres, de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentren. Tradicionalmente la Medicina considera que la temperatura corporal normal -tomada oralmente- oscila entre 36,5 y 37,5 Grados Celsius (°C) en el adulto saludable; el valor promedio viene a ser 37 Grados Celsius (°C). Tres estudios diferentes recientes sugieren que la temperatura promedio en adultos saludables es de 36,7 Grados Celsius (°C).

El modelo termorregulador humano más simple divide al cuerpo en dos compartimentos: la zona central o núcleo que produce calor y la zona superficial o periférica que regula la pérdida de calor. En condiciones de reposo, la producción de calor depende especialmente de la actividad metabólica de los órganos internos como el cerebro y los órganos de las cavidades abdominal y torácica como, por ejemplo, el hígado, los intestinos, el riñón y el corazón. La sangre, impulsada y distribuida por el sistema cardiovascular, es el principal medio que transporta el calor (por convección) del núcleo a la región cutánea. La temperatura del núcleo, especialmente la del cerebro, está regulada cerca de los 37 Grados Celsius (°C), y la superficial es más bien poiquilotérmica y, por lo tanto, depende principalmente de la temperatura ambiental.

El cuerpo humano tiene una temperatura interna de 37 Grados Celsius (°C), mientras que la temperatura cutánea es de 33.5 Grados Celsius (°C). El calor ganado y perdido por el cuerpo depende de múltiples factores. La temperatura con que la sangre llega al hipotálamo será el principal determinante de la respuesta corporal a los cambios climáticos. Ya que el hipotálamo es el centro integrador que función como termostato y mantiene el equilibrio entre la producción y la pérdida de calor. Si la temperatura disminuye, aumenta la termogénesis y los mecanismos conservadores del calor: El mantenimiento de la temperatura corporal, además depende del calor producido por la actividad metabólica y el perdido por los mecanismos corporales, así como de las condiciones ambientales.

La termogénesis, o generación de la temperatura se realiza por dos vías:

-Rápida: termogénesis física, producida en gran parte por el temblor y el descenso del flujo sanguíneo periférico
-Lenta: termogénesis química, de origen hormonal y movilización de sustratos procedentes del metabolismo celular.