¿QUÉ SON LAS SUSPENSIONES? – Medicamento - Enciclopedia de Tareas

¿QUÉ SON LAS SUSPENSIONES? – Medicamento



Las Suspensiones son aquellas mezclas heterogéneas formadas por un sólido en polvo (soluto) o pequeñas partículas no solubles (fase dispersa) que se dispersan en un medio líquido (dispersante o dispersora). Sólido en líquido que no es soluble en este.

Suspensión Extemporánea

La Suspensión Extemporánea es Aquella que, por su poca estabilidad, se prepara en el momento de ser administrada. La preparación extemporánea de un medicamento generalmente resulta en una solución farmacéutica. Se suele indicar los gramos (gr) que contiene el producto para preparar una cierta cantidad de mililitros (mL) de suspensión extemporánea, así como la cantidad de principio activo que se contienen en una cierta cantidad de mililitros de suspensión extemporánea reconstituida.

¿El jarabe, es lo mismo que una suspensión?

Cuando a nuestros hijos le compramos un medicamento, normalmente nos encontramos con un frasco que en su interior contiene un polvo y no un líquido y pensando que hubo un error al comprar. Sin embargo, muchos medicamentos por sus características químicas, no se disuelven completamente en agua, razón por la cual se preparan en SUSPENSION. Esta, es una forma farmacéutica en que el principio activo (fármaco) no esta disuelto completamente; una parte de él se mantiene suspendido "flotando" en el líquido, a diferencia de los jarabes donde el fármaco se encuentra totalmente disuelto.

Dentro de las ventajas de las suspensiones se encuentran:

-Brinda la posibilidad de dosificar en forma más exacta y cómoda medicamentos de acuerdo a la edad y peso del paciente.

-Permite enmascarar en algún grado el mal sabor del medicamento.

-Se prefieren cuando el fármaco tiene un período de eficacia muy corto. Entonces, se opta por las suspensiones que se reconstituya sólo en el momento de administrarla al paciente.

Actualmente, existen variados medicamentos que han sido elaborados en la forma de suspensión, como por ejemplo: analgésicos, antihistamínicos, antibióticos, entre otros. Los cuales pueden encontrarse preparados para su uso directo o que se deben resuspender previo a su administración. En el caso de que el medicamento se deba resuspender, dependiendo del preparado en particular, las instrucciones pueden variar, es por este motivo que la información se encuentra especificada en cada envase:

-Agitar el frasco para remover el polvo: para que la suspensión resulte lo más homogénea posible, es de vital importancia que siga este paso, ya que se debe soltar el polvo adherido a las paredes del envase.

-Para resuspender, utilice agua recién hervida y fría: El agua debe ser hervida y se deja enfriar, ya que si se utiliz a caliente o tibia, esta temperatura puede afectar la efectividad del producto.

-Agrerar 70 ml del agua (hervida y fría), 40ml +30ml: Normalmente estos productos se les adjunta un vaso medida que sólo marca hasta 40ml, por lo tanto, se debe utilizar 2 veces, primero con 40ml y luego con 30ml

-Cerrar el frasco y agitar: ya que gran parte del medicamento que se encuentra en los gránulos que se depositan en el fondo del envase debe ser distribuido en forma homogénea para lograr una dosificación estable durante el tratamiento y de este modo se logre el efecto terapéutico óptimo.

-Agítese antes de cada administración.

-Respete la fecha de vencimiento del medicamento: esto dependerá del preparado, lo cual viene impreso en el envase en particular. En general los antibióticos sólo se elaboran para su uso durante el período que comprende el tratamiento, por lo cual no pueden almacenarse para su uso posterior. Aquellas suspensiones que vienen reconstituidas del laboratorio que las produce, una vez abiertas no deben ser utilizadas por un período superior a 2 o 3 meses como máximo. Seguir las instrucciones de resuspensión según lo especificado en el envase: en algunos casos se recomienda adicionar una porción del volumen total de agua y posteriormente se debe agitar, esto se recomienda para evitar que en el fondo del envase quede parte del polvo sin disolver. Luego se agrega el resto de agua hasta lograr el volumen total del preparado.