¿QUÉ SON LOS HIPOGEOS?



Los hipogeos son tumbas cavadas en subterráneos, cuya entrada partían complicados pasillos, que se prologaban considerablemente. Sus paredes estaban adornadas con relieves y pinturas alusivas a la vida del difunto.

A lo largo del tiempo los hipogeos han sido utilizados por innumerables sociedades: durante el Calcolítico de la península ibérica; en el Antiguo Egipto; o por los fenicios.

Los hipogeos se conocen ya en la época menfita y tuvieron un gran desarrollo durante el Imperio Nuevo, cuando se construyeron tumbas reales en forma de suntuosas mansiones subterráneas, horadando la cordillera de la región de Tebas, en el enclave hoy denominado Valle de los Reyes.

Además de éstos, se excavaron muchos más, aunque menos solemnes, para egipcios acomodados que buscaban allí su casa eterna. Sin embargo, algunos gobernantes de Egipto siguieron enterrándose en otros tipos de edificaciones, como las pequeñas pirámides de Meroe o Napata, en Kush (Nubia).

También se pueden encontrar hipogeos para enterrar animales sagrados como los babuinos y los íbices. Se momificaban y situaban en nichos subterráneos al estilo de las catacumbas, como es el caso del situado en la necrópolis de Tuna el-Gebel.