El AJO - Allium sativum



El ajo (Allium sativum), es una especie de planta tradicionalmente clasificada dentro de la familia de las liliáceas pero que actualmente se ubica en la de las amarilidáceas, es una hortaliza de hojas planas y delgadas, de hasta 30 cm de longitud del color verde y raíces que alcanzan fácilmente profundidades de 50 cm a 60 cm, echa un bulbo, cuyo bulbo es blanco y de olor y sabor muy fuerte y es ligeramente picante cuando esta crudo. El bulbo tiene forma de una cabeza dividida en gajos, mejor conocido como dientes, cada cabeza puede tener de 8 a 12 dientes, cada diente esta cubierto por delgada capas de color blanco y cada diente pueden ser sembrado en hortaliza sin ningún problema.

Los ajos que se plantan a finales de otoño o principios de invierno se recolectan a los ocho meses, es decir, en los meses de verano. Los ajos plantados en primavera tan sólo requieren cuatro meses o cuatro meses y medio para su recolección. Esto permite la presencia de ajos en los mercados durante todo el año, gracias también a la gran resistencia del fruto, que se conserva en perfecto estado durante días una vez secado y conservado en sitio fresco.

El ajo tiene una gran cantidad de uso en la medicina como en la cocina. Se utiliza en la medicina por su gran contenido de vitaminas, sales minerales, almidón, azúcar, sodio y muchas otras sustancias útiles para la nutrición y su empleo contra las enfermedades y se usa en la cocina como condimento en las comidas o platos.

Características del Ajo

  • Forma: es una raíz bulbosa redondeada, llamada comúnmente "cabeza de ajo", compuesta por entre doce o quince bulbillos o "dientes de ajo" envueltos en varias capas finas.

  • Tamaño y peso: los dientes de ajo son pequeños y suelen pesar menos de 10 gramos.

  • Color: los bulbillos son de color blanco o amarillento cuando se retira la película muy delgada, blanca o grisácea, a veces con marcas rojizas, que los envuelve.

  • Sabor: Aroma marcado y ordinario, perceptible a varios metros de distancia, y fuerte sabor acre, sobre todo si se consume crudo.

Beneficios del ajo en el cuerpo humano

El ajos aporta una gran cantidad de beneficios para el cuerpo humano, como son:

  • Ayuda a incrementar el nivel de serotonina en el cerebro, combatiendo el estrés y la depresión.
  • Posee propiedades antioxidantes, la cual desintoxica el cuerpo.
  • Ayuda a depurar las sustancias tóxicas del organismo.
  • Aumenta la energía.
  • Aumenta la vitalidad mejorando enormemente la calidad de vida.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Aumentando el flujo sanguíneo y protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad.
  • Protege el sistema respiratorio.
  • Evitar la bronquitis.
  • Controla el asma y la alergias.
  • Es antiinflamatorio.
  • Protege el sistema digestivo.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer de esófago y de estomago.
  • Reduce el nivel de colesterol "malo" y aumenta el nivel de colesterol "bueno".
  • Mejora el sistema inmunológico del organismo.

Tabla nutricional por cada 100 gramo de ajo

Calorías                          
                  119 kcal. 
Colesterol   
                      l0 mg.
Sodio 
19 mg.
Carbohidratos 
24,30 g.
Fibra 
1,20 g.
Azúcares
 2,21 g.
Proteínas 
4,30 g.
Vitamina A 
0,00 ug.
Vitamina B12 
0 ug.
Vitamina B3 
1,02 mg.
Vitamina C 
14 mg.
Calcio
 17,80 mg.
Hierro.
 1,20 mg

Precaución del consumos de ajo

No se debe consumir o comer en grandes dosis por que ocasiona diferentes trastornos en el organismo. Las personas que sufren de dolores de cabeza y biliosidad debe evitar el consumo de el ajo. Las mujeres que amamantan a sus bebés deben evitar el consumos del ajo, porque los niños se enferman del estómago.

Composición química del Ajo

  • Sulfóxido (2,3 %). Derivados del alquilcisteïna como alliínes (alilalliína, propenilalliína y metilalliína), aceites esenciales (0,2-0,3 %) como la garlicina o el sulfóxido de alilcisteïna del bulbo intacto. Cuando el bulbo es triturado o partido, la alliína (inodora) hidroliza por la alliinasa produciendo allicina (responsable del olor característico del ajo), que se transforma rápidamente en disulfuro de alilo.

  • Polisacáridos homogéneos. Fructosanes (hasta un 75 %)

  • Saponinas triterpénicas (0,07 %)

  • Sales minerales (2 %): hierro, sílice, azufre y yodo.

  • Pequeñas cantidades de vitaminas (A, B1, B3, B6, C) y adenosina

En general las características del ajo dependen de la riqueza del suelo donde crece. La planta da por destilación 0,25 % de aceite esencial.

Toxicidad del Ajo

La toxicidad del ajo es muy escasa. El uso del ajo en dosis elevadas, especialmente crudo o en extractos, está desaconsejado en casos de hemorragia, ya sea de causa traumática (heridas, accidentes, etc.) o menstrual (reglas abundantes). Así pues, debido a su acción anticoagulante, dosis altas de ajo pueden prolongar las hemorragias y dificultar los procesos de coagulación. Asimismo, su ingestión continuada y abusiva (habitualmente más de tres o cuatro grandes al día) puede provocar una cierta irritación en el estómago y así originar dolores abdominales, náuseas, vómitos, diarreas, etc. Puede también generar estos mismos efectos en personas que ingieren ajo teniendo el estómago vacío. No es aconsejable la ingestión durante la lactancia, ya que los sulfóxidos pueden acceder a la leche materna y conferirle un sabor desagradable, pero no se conoce en detalle cómo afecta su ingesta en niños.