PASTOREO EN FRANJAS – Movimiento de las vacas lecheras - Enciclopedia de Tareas

PASTOREO EN FRANJAS – Movimiento de las vacas lecheras



Manejo del pastoreo con vacas lecheras en praderas permanentes

El manejo del pastoreo tiene importantes repercusiones en el rendimiento y persistencia de la pradera y, en consecuencia, afecta su capacidad sustentadora. Además, controla la oferta de forraje por animal y su valor nutritivo, determinando el consumo de nutrientes y el rendimiento individual.

El término “pastoreo”, hace referencia al proceso y a las consecuencias de pastorear. Este verbo, por su parte, refiere a trasladar al ganado a un terreno en el que pueda alimentarse con pasto y plantas. Quien se encarga de desarrollar el pastoreo del ganado recibe el nombre de pastor. Esta persona se encarga de cuidar y de guiar a los animales cuando éstos se encuentran en una superficie abierta, fuera de establos o de estructuras similares.

Pastoreo en franjas

El movimiento de las vacas lecheras dos veces al día para su ordeña, facilita el pastoreo en franjas diarias o de medio día. Esto consiste en asignar una nueva superficie de pradera cada día, o incluso después de cada ordeña, mediante el uso de cerco eléctrico móvil con una hebra electrificada adelante, e idealmente, otra detrás de los animales

El movimiento de pastoreo en franjas: el terreno se divide dependiendo del tamaño y la cantidad de animales; se divide en 2 ciclos, el primer ciclo las vacas son llevada a una de la división del terreno llamada “Zona Pastoreada”, dejando las o la “Zona no Pastoreada”, luego se deja libre la primera “Zona Pastorada” y se llevan los animales a la “Zona no Pastoreada”, Convirtiendo así la primera “Zona Pastoreada” en “Zona en descanso o crecimiento”, el segundo ciclo es mover las vacas de la zona pastoreada a la zona que estaba en crecimiento o en descanso.

Ejemplo en imágenes claras:

Ciclo 1:





Ciclo 2:



Pastoreo en franjas con cerco eléctrico móvil adelante y atrás de las vacas, para separar el área de pastoreo del área en descanso.

Aunque el pastoreo en franjas demanda más mano de obra que el rotativo tradicional con potreros fijos, se justifica plenamente en los períodos de mayor producción de forraje, como primavera y otoño, y cuando se debe pastorear pastos altos o encañados. La principal ventaja es que restringe el paseo de los animales buscando y seleccionando su alimento por el área no pastoreada, con lo que se reduce el gasto de energía de las vacas y las pérdidas por rechazo del forraje pisoteado, aplastado y bosteado. Si el avance del pastoreo se hace una vez al día, es recomendable que durante la primavera y hasta el otoño éste se realice en la tarde, después de la segunda ordeña.

Por una parte, a esa hora la pradera es más nutritiva y balanceada que temprano en la mañana. Por otra, coincide con que el pastoreo de la tarde suele ser el más intenso de la jornada, posibilitando así un mayor consumo de nutrientes.

Cuando se utiliza una hebra adelante y otra atrás de las vacas, se debe permitir el acceso al agua de bebida a través de pasillos, o mediante el uso de bebederos móviles que avancen conjuntamente con el pastoreo. Es conveniente además, desplazar la hebra de atrás con un día de desfase, para que las vacas tengan acceso a la franja pastoreada el día anterior. Así, los animales dispondrán de una mayor superficie para descansar, moverse e interactuar entre ellos, disminuyendo la densidad de ganado y el posible daño por pisoteo sobre la nueva franja asignada.

No obstante lo anterior, el sistema más utilizado en las lecherías de la zona sur es el pastoreo en franjas con una sola hebra adelante de las vacas, y sin la hebra electrificada de atrás para excluir el área ya pastoreada. La ventaja de este sistema es su mayor simpleza operatoria, pero tiene la debilidad de que no protege a la pradera recientemente consumida, exponiéndola al re-pastoreo por el ganado. Tal como ya se indicó, el re-pastoreo por más de 3 a 5 días según la época, retrasará la recuperación de la pradera y, en algunos casos, disminuirá también su persistencia, aumentando la incidencia de malezas.

Una variante del pastoreo en franjas es el pastoreo preferencial. En este caso, cada franja se pastorea primero y en forma menos severa con el grupo de vacas en ordeña o con aquéllas de mayor producción. Detrás de éstas, se repasa el pastoreo con otro grupo de menores requerimientos (vacas de menor producción o secas, vaquillas de reemplazo, etc), para disminuir la cantidad de residuo hasta el nivel recomendado para la estación. El pastoreo preferencial puede ahorrar un corte de limpieza en potreros que se han pastoreado muy relajadamente, mejorando así la eficiencia de utilización de la pradera y su calidad para los pastoreos siguientes.

Vaca y Pasto

La vaca es un animal grande, de cuerpo robusto, que pesa por término medio 750 kg, con grandes variaciones que oscilan desde 150 a 1350 kg, una longitud de unos 250 cm (sin contar la cola) y una altura hasta la cruz que varía entre 120 y 150 cm dependiendo del individuo.Su dentición está adaptada a la alimentación de pasto. Las vacas son rumiantes. Evolucionaron a partir de especies que vivían en las praderas y que junto a millones de bacterias que viven dentro de sus estómagos, idearon un ecosistema y equilibrio en el que todos salían gananndo.

El pasto es cualquier cosa que sirve para el sustento de los animales, especialmente la hierba que el ganado come en el mismo terreno donde se cría. En general, el pasto es de origen vegetal, aunque el producto que se da al ganado doméstico puede ser un derivado procesado al cual se hayan añadido minerales o restos animales. Para acentuar la calidad nutritiva del pasto (para las vacas, las ovejas o los cerdos, por ejemplo) se busca una naturaleza compensada entre leguminosas y gramíneas, de modo que se produzca una complementación proteínica. El ser humano ha modificado la ecología de diversos ecosistemas para generar pastos aptos para la ganadería extensiva, siendo especialmente relevante la práctica de pastoreo selectivo para acentuar el crecimiento de las especies vegetales más nutritivas. Y con esto lograr ganancia en masa muscular y producción láctea, así como beneficiar al productor.

Fuente:

Manejo del pastoreo con vacas lecheras en praderas permanentes | www2.inia.cl
Url: http://www2.inia.cl/medios/biblioteca/boletines/NR33838.pdf