¿POR QUÉ VIVIR LA ONDA JUVENIL CATÓLICA?



La Onda Juvenil Católica (OJC) es un Movimiento Eclesial de Espiritualidad Católica, que pretende evangelizar al joven a través del joven, el mismo es para adolescentes de 15 a 19 años. El objetivos del movimiento OJC es presentarle al joven a un Jesucristo Vivo, atrayente, actual, que verdaderamente está interesado en amar al ser humano. Como consecuencia de la presentación de éste Jesús, la onda busca que el adolescente lo descubra como el gran AMIGO (EL AMIGO JESUS), en el que podrá encontrar alivio a su soledad y un apoyo incondicional a todas sus más legítimas aspiraciones. Buscando llevarlo no solo a un encuentro con él, sino a una opción por su persona y su mensaje.

El movimiento Onda es dirigido por un grupo de adultos, sacerdotes y jóvenes maduros.

El movimiento OJC se origino en la Diócesis de Toluca, México por el Padre Antonio Zamora. La Diócesis de Toluca es una diócesis sufragánea de la Arquidiócesis de México. Su sede se encuentra en la Catedral de Toluca. Pertenece a la región eclesiástica Metro-Circundante y está regida actualmente por el obispo Francisco Javier Chavolla Ramos.

La onda Juvenil Católica llega en el año 1998 por Mons. Ramón Benito Ángeles Fernández, actual Secretario de la Conferencia del Episcopado Dominicano.

Como ya mencionado, la Onda Juvenil Católica tiene como objetivos principales evangelizar al joven a través del joven y la presentación al joven a un Jesucristo vivo, atrayente, actual, que verdaderamente está interesado en amar al ser humano. Pero también cabe de destacar que en el mismo se viven importantes valores, como son: el respeto, el amor, la sinceridad, la honradez, la responsabilidad, la honestidad, la humildad, la tolerancia y la amistad.

No solo es vivir la onda, luego de la vivencia de la misma te encontrara con un gran grupo de adultos, sacerdotes y jóvenes maduros en el cual se reunirán varias veces en el mes (en el caso de República Dominicana todos los domingos) para seguir con sus objetivos principales. A este grupo es llamado “Familia Ondina o Juvenil”.

Muchos hemos escuchado la palabra comunión pero tal vez no conozcamos que significa o que conlleva la comunión con Dios. Es importante conocer qué es y qué hacer para alcanzarla ya que es una de los grandes pilares de nuestra fe cristiana y a través de ésta podremos descubrir, como dice el versículo bíblico, el pacto y el camino que Jehová tiene preparado para nosotros y nosotras.

A través de nuestras vidas, y como jóvenes, nos enfrentamos a diversas preguntas tales como: hacia dónde se dirige mi vida, qué debo estudiar, con quien me voy a casar, porque me pasó ésto a mí, etc.
Estas son algunas de las preguntas fundamentales en nuestro desarrollo social y personal y muchas veces parece que no encontramos las respuestas a las mismas. Es importante recordar que nosotros como cristianos(as) no tenemos porque sentirnos solos o sin saber que hacer porque a través de la comunión con El tenemos dirección, ayuda y nos encamina a que se cumpla su propósito en nosotros.

La comunión con Dios es ese lazo o vínculo que tenemos con Él. Gracias a su sacrificio en la cruz nos podemos acercar a él con confianza y seguridad de que Él nos responde y nos ayuda. Aun así, no debemos de buscar esa comunión sólo para recibir algo a cambio sino que debemos buscarla para acercarnos más a Él y lo demás vendrá por añadidura.

Y ¿cómo se alcanza la comunión con Dios? Primero tenemos que reconocer nuestros pecados, y entregar nuestras vidas al Señor. Esto lo podemos hacer gracias a su muerte en la cruz. Luego debemos practicar la oración, la lectura, estudio y meditación de su Palabra. Lo que nos va a llevar a crecer en la fe, a confiar en sus promesas y seguir sus mandamientos. La alcanzamos también cuando servimos al prójimo, obedecemos su Palabra y decidimos hacer su voluntad en vez de la nuestra.

Acuérdense también que así como debemos buscar estar en esa comunión con Dios, hay factores que nos alejan y nos distraen. Por ejemplo, cuando nos desviamos y no obedecemos su Palabra o cuando decidimos hacer nuestra voluntad en vez de la del Padre.

Mi llamado es a que busquemos esa comunión íntima con el Padre ya que al acercarnos a Él, Él se acercará a nosotros. ¡Búscala y te aseguro que no te arrepentirás y tendrás una vida extraordinaria!