¿CÓMO SE PRESENTA LA ENDOCARDITIS?



Se llama endocarditis a la inflamación de las estructuras internas del corazón, especialmente de las válvulas del corazón. Si es causada por un agente infeccioso, llamamos endocarditis infecciosa; Si el agente infeccioso es una bacteria, el nombre correcto es endocarditis bacteriana. 

Aunque la endocarditis afecta al endocardio (revestimiento del corazón), lo más frecuente es que la inflamación (y la infección, ya que la mayoría de los casos son por causa infecciosa) se extienda a alguna válvula cardiaca. Raramente la infección se hace más severa y penetra en el músculo cardiaco. La gran mayoría de los enfermos que padecen una endocarditis sufren también algún otro tipo de enfermedad cardíaca subyacente asociada a un daño endocárdico. En países desarrollados, la incidencia de la endocarditis varía entre 1,5 y 6,2 casos por 100.000 habitantes cada año. La incidencia en el resto del mundo parece ser muy similar a la de los países desarrollados y suele ser 3 veces más frecuente en hombres que en mujeres, estadísticas que no han variado en los últimos 50 años. El riesgo mayor la comparten los ancianos, los que consumen drogas intravenosas (en los que aparecen casi exclusivamente sobre la válvula tricúspide) y quienes hayan tenido una sustitución valvular (la llamada "endocarditis sobre prótesis", en contraposición con la "endocarditis sobre válvula nativa"). La endocarditis no es frecuente en niños, en quienes aparece principalmente asociada al uso de catéteres de larga duración, especialmente en recién nacidos prematuros y niños con cáncer. Los adultos intervenidos de algunos tipos de cardiopatías congénitas en la infancia o adolescencia tienen mayor probabilidad de endocarditis.

La endocarditis se presenta comúnmente cuando una bacteria que está circulando en el torrente sanguíneo si alberga en una de las válvulas del corazón, multiplicándose y formando lo que llamamos vegetación valvular. La vegetación de las válvulas es una maraña de bacterias, glóbulos blancos, glóbulos rojos, fibrinas y detritos celulares, que es capaz de destruir la válvula y evitar el funcionamiento normal del corazón.

Nuestra sangre es normalmente estéril, es decir, no contiene gérmenes circulantes. Cuando las bacterias alcanzan el torrente sanguíneo, decimos que el paciente presenta una bacteriemia.

La bacteriemia es un evento esencial para la aparición de endocarditis. Esta es una de las razones por qué uno no debe retrasar el tratamiento de infecciones sean ellas dentales, en la piel o en cualquier otro punto del cuerpo. Mientras más tiempo exista una infección, mayor será el riesgo de estos gérmenes alcanzaren el torrente sanguíneo. Una vez en la sangre, las bacterias pueden moverse a cualquier punto del cuerpo, incluyendo las válvulas del corazón.

La bacteriemia es un factor necesario para la endocarditis. Sin embargo, no todas las bacterias que circulan en la sangre se alojan en el corazón. Otros factores colaboran al riesgo de adhesión de los agentes infecciosos a las válvulas del corazón. Ellos son:

a) Administración de drogas intravenosas

En los hospitales toda administración de sustancias por vía intravenosa (IV) se hace siguiendo los estándares estrictos de higiene exactamente para evitar que las bacterias se lancen directamente en el torrente sanguíneo.

Este cuidado raramente ocurre en usuarios de drogas intravenosas, como cocaína y la heroína. Además de baja higiene en el momento de la administración, estas sustancias no son estériles. El resultado final es la administración de grandes cantidades de bacterias directamente en el torrente sanguíneo. Cuanto mayor sea el número de circulación de bacterias, mayor será el riesgo de endocarditis.

Por lo general, la endocarditis en usuarios de drogas IV es causada por la bacteria Staphylococcus aureus.

b) Enfermedad valvular previa

Pacientes con lesiones de las válvulas del corazón, sean adquiridas o congénitas (de nacimiento), también son un grupo de alto riesgo.

En general, los pacientes con lesiones de las válvulas del corazón causadas por cuadro anterior de fiebre reumática son los que tienen mayor riesgo. Sin embargo, otras alteraciones en las válvulas, como estenosis valvular aórtica o mitral, defectos congénitos, tales como tetralogía de Fallot, coartación aórtica o defectos septales también son factores de riesgo importantes.

Inclusive el prolapso de la válvula mitral, si acompañado de insuficiencia mitral, puede ser un factor de riesgo para la endocarditis.

c) Válvulas cardíacas artificiales

Todo paciente con una válvula cardíaca artificial está bajo mayor riesgo de desarrollar endocarditis. Las bacterias tienen una mayor facilidad en adherir a los productos artificiales que las válvulas nativas. El riesgo es considerablemente mayor en el primer año tras el intercambio de las válvulas.

d) Endocarditis de Libman-Sacks

La endocarditis de Libman-Sacks es un tipo raro de endocarditis, de origen no infectiva, es decir, que no es causada por ningún germen, que se presenta en pacientes con una enfermedad llamada lupus eritematoso sistémico.

Fuente:
1- ENDOCARDITIS BACTERIANA – Síntomas, Causas y Tratamiento: http://www.mdsaude.com/es/2016/11/endocarditis.html
2- Endocarditis: https://es.wikipedia.org/wiki/Endocarditis