¿CÓMO TRATAR EL MAL OLOR DE LAS AXILAS?



La axila, también llamada sobaco es la zona del cuerpo humano que se encuentra debajo de la unión entre el hombro y el brazo, diferenciándose de la ingle, entre la pierna y la cadera.

El término “olor” es definido como la sensación resultante de la recepción de un estímulo por el sistema sensorial olfativo que se genera por una mezcla compleja de gases, vapores y polvo, donde la composición de la mezcla influye en el tipo de olor percibido por el receptor. Por otra parte el olor corporal es un olor generalmente causado por el sudor. Cuando tienes calor, estás nervioso, o comienzas a hacer ejercicio, es más probable que sudes más. Esta es la forma en que tu cuerpo regula tu temperatura interna. Sí, es molesto, pero no debes temerle al sudor y al olor corporal. Sudar es, en realidad, bueno para ti, y el olor corporal puede ser prevenido fácilmente.

Los médicos utilizan el término bromhidrosis para referirse al mal olor del cuerpo. Popularmente conocida como sobaquina, la bromhidrosis es un fenómeno relativamente común en los hombres después de la pubertad. Como ya mencionado su origen suele ser el sudor de las axilas y se relaciona con un tipo específico de las glándulas sudoríparas (glándulas productoras de sudor).

Existen varias modalidades terapéuticas disponibles para tratar el olor corporal. El tratamiento elegido debe considerar la causa de los malos olores y el grado de comprometimiento en la calidad de vida del paciente.

En general, el tratamiento apunta a dos objetivos: controlar la cantidad de sudor y reducir el número de bacterias en la piel.

A continuación, enumeramos algunas opciones simples para aliviar el mal olor de las axilas:

  • Lavar las axilas al menos dos veces al día con jabón antibacteriano.
  • Usar desodorante antitranspirantes para reducir el sudor de las axilas.
  • No repetir ropa, pues el sudor seco es causa frecuente de mal olor.
  • Afeitar los vellos de las axilas para eliminar las bacterias y el sudor seco que se adhieren a ellos.
  • Atención a la dieta.
  • Tratar los problemas de la piel que puedan perpetuar el olor, como micosis.
  • Bañarse diariamente.

Si el paciente tiene hiperhidrosis (sudoración excesiva), el tratamiento de esta condición es necesario para controlar el mal olor. Las opciones incluyen iontoforesis, uso de toxina botulínica e inclusive cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas.

Otras opciones de tratamiento para las axilas malolientes incluyen:

  • Eliminación definitiva de los vellos de las axilas.
  • Uso de antibióticos tópicos en las axilas, como clindamicina o eritromicina.
  • Liposucción para la eliminación de las glándulas apocrinas de la axila.
  • Tratamiento a láser de las glándulas apocrinas.

Fuente:
BROMHIDROSIS – ¿Cómo eliminar el mal olor de las axilas?:
http://www.mdsaude.com/es/2016/11/mal-olor-axilas.html