EL FUEGO – ¿Cómo y porque se produce? - Enciclopedia de Tareas

EL FUEGO – ¿Cómo y porque se produce?



El fuego se define como la combinación de oxígeno y combustible, en proporciones adecuadas y a la temperatura apropiada para que mantenga la combustión; el mismo conlleva un conjunto de peligros, el primero y más evidente son las quemaduras. También otros como la intoxicación por inhalación de humo. En el apartado de psicología está la piromanía, que se define como una enfermedad en la que una persona siente la necesidad de quemar algo y cuanto más grande sea el fuego mejor (para él). Esto ha provocado incendios forestales intencionales.

Desde que el humano comenzó a dominar el fuego, se presentó un problema importante: encenderlo. De ahí que las religiones se convirtieran en las guardianas del fuego: mantener un fuego permanente era importante por si los fuegos domésticos se apagasen, y de ahí que todas las religiones, todavía ahora, mantengan un fuego encendido en el santuario.

En la antigüedad clásica el fuego fue uno de los cuatro elementos clásicos, junto con el agua, la tierra y el aire. Estos cuatro elementos representaban las cuatro formas conocidas de la materia y eran utilizados para explicar diferentes comportamientos de la naturaleza. En la cultura occidental el origen de la teoría de los cuatro elementos se encuentra en los filósofos presocráticos de la Grecia clásica, y desde entonces ha sido objeto de numerosas obras de expresión artística y filosófica, perdurando durante la Edad Media y el Renacimiento e influyendo profundamente en el pensamiento y la cultura europeos. Paralelamente, el hinduismo y el budismo habían desarrollado concepciones muy parecidas.

El fuego se representa en los jeroglíficos egipcios con el sentido solar de la llama, asociado a la idea de calor corporal como signo de salud y vida. En la mayoría de los pueblos primitivos, el fuego es un demiurgo, hijo del sol y su representante en la Tierra (de ahí que se asocie con rayos y relámpagos por una parte y por otra con el oro). El antropólogo James George Frazer recogió abundante documentación sobre ritos en los que hogueras, ascuas, antorchas y cenizas eran usados por considerarse benéficos para la agricultura, la ganadería y el propio hombre.

Otras investigaciones antropológicas más recientes explican los festivales ígnicos, como ejemplos de magia imitativa para asegurar la provisión de luz y calor en el sol o con fines purificatorios, por un lado, y de destrucción de las fuerzas del mal, por otro. En este simbolismo dual, el triunfo y vitalidad del sol (espíritu del principio luminoso) sobre las tinieblas, exige la purificación como sacrificio necesario para asegurar la victoria.

Para que se produzca el fuego tienen que encontrase presente y en proporciones correctas tres (3) factores esenciales, estos son:

  1. Combustible: cualquier material capaz de liberar energía cuando se oxida de forma violenta con desprendimiento de calor.
  2. Calor: proceso de intercambio de energía térmica que se transfiere entre dos sistemas (o un sistema y sus alrededores) debido a una diferencia de temperatura.
  3. Oxigeno: El oxígeno es el elemento químico más abundante, por masa, en la biosfera, el aire, el mar y el suelo terrestres. Es, asimismo, el tercero más abundante en el universo, tras el hidrógeno y el helio. Alrededor del 0,9 % de la masa del Sol es oxígeno, que constituye también el 49,2 % de la masa de la corteza terrestre y es el principal componente de los océanos de la Tierra (88,8 % de su masa total). El oxígeno gaseoso es el segundo componente más abundante en la atmósfera terrestre, ya que supone un 20,8 % de su volumen y el 23,1 % de su masa (unas 1015 toneladas).

Nota: si falta cualquiera de esto factores es imposible que se produzca el fuego.

Tipos de fuegos

El tipo de combustible es el que determina el tipo de fuego existen cuatros (4) tipos de fuegos, esto son:

1-Tipo de fuego A:

El tipo de fuego A es producido por los compuestos de origen orgánicos. Ejemplos: Madera, Papel, Telas, Cierto Plástico, Carton,  entre otros.

2-Tipo de fuego B:

Este tipo de fuego son los que cuales el combustible es líquido, inflamable o grasa. Ejemplos: Gasolina, Alcohol, Aceites, Gasoil, Kerosina, Grasas Lubricantes, Aguardientes, pintura, etc.

3-Tipo de fuego C:

Este tipo de fuego son los que ocurren en equipos eléctricos conectados, o cerca de ellos. Ejemplo: Corto circuitos en: Motores, Paneles, Transformadores Eléctricos, etc.

En este tipo de fuego no se debe usar agua ni otras sustancias a base de la misma para combatir el fuego.

Para combatir este tipo de fuego se debe usar un extintor no conductor a la electricidad.

4-Tipo de fuego D:

El tipo de fuego (D) es la clasificación de los fuegos en los cuales intervienes metales y combustibles.

Este tipo de fuego se puede combatir con tácticas y agentes extintores especiales, como son; Magnesio, Potasio, Aluminio en Polvo, Sodio, etc.

Como prevenir un incendio

Para prevenir un incendio debemos evitar que se junten los tres factores (Oxigeno, Calor y Combustible) al mismo tiempo, el oxigeno está presente en todas partes ya que constituye el 21% del aire. Por tal razón, para prevenir los incendios lo que debemos hacer es controlar las fuentes de ignición (calor) o las fuentes de combustible.

Para prevenir un incendio debemos controlar todas aquellas cosas que puedan producir chispas, llamas abiertas o calor.

Otras sugerencias para prevenir el fuego son:

1-No fumar donde existas gas inflamables, no arrojar el cigarrillo al suelo porque puede a ver derrames de combustibles.

2-No encender fósforo sin ante ver si la estufa tiene hornilla abierta.

3-No soldar materiales donde existan combustibles mayormente Inflamable.