LAS ESPECIAS – Sustancias aromáticas



Las especias son sustancias aromáticas, cuyas sustancias son utilizadas en la cocina para sazonar algunos alimentos.

Debido al abundante uso de especias se ha propiciado que, a lo largo de la Historia, el comercio de dichos productos haya sido una de las tareas más prolijas y afanosas de todas las sociedades y, sobre todo, de las que han poblado el mar Mediterráneo. Los primeros que buscaron la ruta hacia Oriente fueron los egipcios, siendo las especias más preciadas: la alcaravea, el sésamo, la mostaza o el azafrán, además del incienso y la mirra, usadas en ceremonias religiosas. Muchas especias son nombradas en la Biblia y eran consideradas objetos tan preciados que solían ser presentes que los reyes se hacían entre ellos o eran tributos impuestos por los ganadores de una guerra a los derrotados.

Desde que comenzaron a utilizarse, las especias fueron uno de los productos más caros y valiosos de la economía, tanto de cada individuo, como de las sociedades, ya que desde antiguo han tenido un gran valor como condimento, para medicinas o perfumes, así como por el importante papel que presentaban algunas como conservante. No es despreciable el cometido que cumplían como enmascaradores del sabor de alimentos que, sin la posibilidad de conservación en frío, como en la actualidad, tomaban muy rápidamente sabores desagradables por los procesos de fermentación y putrefacción. De ahí que en los países más cálidos se usaran con más abundancia y, en general, en combinaciones de sabor más fuerte que en los países fríos.

Entre las especias existentes, tenemos las siguientes especias:

  • La Canela
  • El Clavo de Olor
  • La Nuez Mocadas
  • La Pimienta
  • El Orégano
  • El Azafrán
  • El Anís
  • El Anís Estrella
  • El Eneldo
  • El Garam Malasa
  • El Laurel
  • Las Semillas de Cilantros
  • Las Semillas de Mostazas
  • Las Cebollas
  • El Ajo
  • El Cilantro
  • La Vainilla
  • La Sal
  • La Menta