NITROFURANTOÍNA: FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINÁMICA



Nitrofurantoína, Macrodantina o Furantoina, es un antibiótico presente en el mercado desde la década de 1950, pero sigue siendo muy útil para el tratamiento y la prevención de la infección del tracto urinario, principalmente usado en el tratamiento de la cistitis en las mujeres embarazadas, especialmente en el 2° y 3º trimestres, ya que muchos de los otros antibióticos utilizados para tratar la infección del tracto urinario están contraindicados en el embarazo.

La nitrofurantoína es una alternativa terapéutica al trimetoprim en infecciones urinarias no complicadas como pielonefritis, prostatitis o uretritis y ha dado buenos resultados en la profilaxis de la cistitis recurrente femenina asociada al coito. Sin embargo, no ha demostrado ser igualmente efectiva contra bacterias vaginales. También se utiliza como profiláctico antes de proceder a intervenciones o exploraciones urológicas.

Farmacocinética:

La biodisponibilidad por vía oral es del 90%, pudiendo alcanzar niveles mayores cuando el fármaco se diluye debido al retraso del vaciamiento gástrico o a la presencia de alimentos. La absorción se lleva a cabo fundamentalmente en el intestino delgado. La nitrofurantoína alcanza posteriormente el hígado, donde una fracción del total es metabolizada a aminofurantoína. El fármaco restante se distribuye por el aparato circulatorio, alcanzando su máximo nivel plasmático 1,5 horas después de su administración. La proporción de fármaco que se une a proteínas plasmáticas es variable, con un rango que abarca desde el 20 hasta el 60% según varias fuentes. Solo se alcanzan concentraciones terapéuticas en el tracto genito-urinario, con una semivida de eliminación de 25 minutos que puede llegar a una hora en pacientes con insuficiencia renal grave. Un 40% de la dosis administrada se excreta inalterada en orina.

Farmacodinámica:

La nitrofurantoína es en realidad un profármaco que la propia bacteria activa mediante flavoproteínas como la nitrofurano reductasa que reducen la molécula para obtener sustancias intermedias que alteran los ribosomas y otras macromoléculas bacterianas. Como resultado, el fármaco interfiere en varias rutas enzimáticas vinculadas a la respiración celular, el metabolismo glucídico y la síntesis de proteínas, ADN, ARN y la pared bacteriana. Esta acción simultánea sobre tres procesos distintos puede explicar la dificultad de las bacterias atacadas para desarrollar resistencias. Tiene un efecto bacteriostático o bactericida dependiendo de la concentración empleada y del organismo infectante.

Actúa sobre bacterias gram positivas y gram negativas, mostrándose más eficaz con estas últimas, especialmente cuando se trata de especies pertenecientes a la familia de las enterobacteriáceas. También ha probado ser eficaz frente a Corynebacterium, estafilococos y espectrococos, tanto del grupo D como viridans. No tiene actividad ante Pseudomonas, Serratia y Providencia. Debe tenerse en cuenta la resistencia natural a nitrofurantoína que presentan la especie Proteus mirabilis y otros miembros del mismo género.