NUEVE (9) – Número



Un número, en ciencia, es una abstracción que representa una cantidad o una magnitud. En matemáticas un número puede representar una cantidad métrica o más generalmente un elemento de un sistema numérico o un número ordinal que representará una posición dentro de un orden de una serie determinada.

El término “NUEVE”, hace referencia al número natural que sigue al ocho y precede al diez.

En matemática y en la aritmética el número nueve (9) tiene diversos usos y concurrencias;

En matemática:

  • El 9 es un número compuesto, que tiene los siguientes factores propios: 1 y 3. Como la suma de sus factores es 4 < 9, se trata de un número defectivo. 
  • 9 es el cuadrado de 3.
  • Un polígono de 9 lados recibe el nombre de eneágono. 
  • Su cuadrado es 81, que se reduce a 9. 
  • Su sumatorio da 45, que se reduce a 9. 
  • Las cifras de los números que se obtienen en su operación factorial se reducen a 9. 
  • Es un número ázico de tipo 2, el número primo pequeño más inmediato y el número primo mayor inmediato están a la misma distancia (7+2=9 y 11-2=9) 

 En aritmética: 

Raíz digital de un número Si sumamos todas las cifras de un número, y luego todas las cifras de la suma, y continuamos hasta lograr un número de una sola cifra, obtenemos la raíz digital del número inicial.

Lógicamente, cualquier número natural que contenga uno o más nueves como una de sus cifras, la suma de sus cifras (y, si es necesario, las del número resultante de la suma, hasta que el resultado sea un número de una cifra) dará un resultado idéntico a la adición de las mismas cifras si el número nueve no estuviere presente.

Ejemplo: 19 => 1 + 9 = 10 => 1 + 0 = 1

Sucede igual, si el número contiene más nueves:

En el número natural 123456789, la suma de las cifras constituyentes añadidas individualmente será idéntica a la suma de los dígitos en el número 12345678; porque 1 + 2 + 3 +…+ 8 + 9 = 45, y 4 + 5 = 9 da el mismo resultado que 1 + 2 + 3 +…+ 7 + 8 = 36, y 3 + 6 = 9

Esta propiedad es utilizada para comprobar la certeza del resultado en multiplicaciones y divisiones, mediante la prueba del nueve.

Números Arábigos

En muchas culturas el número nueve (9) se representa mediante figura o rayones, como en el caso de la Arábigo-Índico, Devanagari, Tamil.

Por ejemplo:

  • 9 en Arábigo-Índico Occidental
  • ٩ en Arábigo-Índico
  • ٩ en Arábigo-Índico Oriental (Persa y Urdu)
  • ९ en Devanagari (Hindi)
  • ௯ en Tamil

Los números arábigos, también llamados números indoarábigos, son los símbolos más utilizados para representar números. Se les llama "arábigos" porque los hispano-árabes de Al-Ándalus los introdujeron en Europa a través su acción cultural, aunque, en realidad, su invención surgió en la India. El mundo le debe a la cultura india el invento trascendental del sistema de numeración posicional, así como el descubrimiento del 0, llamado śūnya (shuunia) o bindu en lengua sánscrita, aunque los mayas también conocieron tanto el 0 como la numeración posicional. Los matemáticos persas de la India adoptaron el sistema, de quienes lo tomaron los árabes. Para el momento en que se empezaron a usar en el norte de África, ya tenían su forma actual, de allí fueron adoptados en Europa en la Edad Media. Su uso aumentó en todo el mundo debido a la colonización y comercio europeos. También se debe a la lengua española la transmisión a lenguas europeas de vocablos matemáticos de influencia árabe como álgebra, algorítmo, cero, cifra, guarismo...

El sistema "arábigo" se ha representado (y se representa) utilizando muchos conjuntos de glifos diferentes. Estos glifos pueden dividirse en dos grandes familias: los numerales arábigos occidentales y los orientales. Los orientales, que se desarrollaron en lo que actualmente se corresponde a Irak, se representan en la tabla que viene a continuación como Arábigo-Índico. El Arábigo-Índico oriental es una variedad de los glifos arábigo-índicos. Los numerales arábigos occidentales, desarrollados en al-Ándalus y el Magreb, se muestran en la tabla como Europeo.

En Japón, los números "arábigos" y el alfabeto latino forman parte del sistema de escritura rōmaji. Así, si un número está escrito con glifos "arábigos", en Japón dirán que “está escrito en rōmaji” en contraposición a la numeración japonesa.