PSICOLOGÍA FISIOLÓGICA O PSICOFISIOLOGÍA



En sentido general, el término “psicología o sicología” es definido literalmente como el estudio o tratado del alma, también es una profesión, una disciplina académica y una ciencia que trata el estudio y análisis de la conducta y los procesos mentales de los individuos y grupos humanos en distintas situaciones, cuyo campo de estudio abarca todos los aspectos de la experiencia humana y lo hace para fines tanto de investigación como docentes y laborales, entre otros.

La psicología fisiológica, también llamada psicofisiología o neuropsicología es una especialidad de la psicología y es aquella ciencia que estudia la relación entre el sistema nervioso, especialmente el sistema nervioso central y el cerebro como parte de éste y el comportamiento y los procesos mentales.

La psicología fisiológica pretende alcanzar una explicación biológica de los procesos psicológicos. El cerebro es el órgano que controla la conducta en interacción con el medio interno del organismo y con el ambiente que rodea a éste. En el clásico esquema Estímulo-Organismo-Respuesta, la Psicología Fisiológica se centra en cómo el cerebro analiza los estímulos internos y externos y organiza las respuestas (emocionales, motivacionales y cognitivas) en un ambiente que suele ser cambiante.

La psicofisiología se distingue de la psicología fisiológica en que la psicofisiología analiza el modo en que las actividades psicológicas producen respuestas fisiológicas, mientras que la psicología fisiológica analiza los mecanismos fisiológicos que conducen a actividad psicológica. Históricamente, la mayoría de los psicofisiólogos tienden a examinar las respuestas fisiológicas y los órganos inervados por el sistema nervioso autónomo. Más recientemente, los psicofisiólogos están igualmente, o potencialmente más, interesados en el sistema nervioso central, explorando los potenciales corticales cerebrales como los diferentes tipos de potenciales relacionados con eventos (ERPs), ondas cerebrales, neuroimagen funcional (fMRI, PET, MEG, etc.)

Un psicofisiólogo puede investigar cómo exponerse a una situación estresante produce un resultado en el sistema cardiovascular, tal como un cambio en el ritmo cardíaco, vasodilatación/vasoconstricción, contractibilidad miocárdica, etc. Un psicólogo fisiológico puede investigar cómo un suceso cardiovascular puede tener influencia en otro evento cardiovascular o endocrino, o en cómo la activación de una estructura neurológica del cerebro ejerce una actividad excitatoria en otra estructura neurológica que, a su vez, induce un efecto inhibitorio en otros sistemas. A menudo, los psicólogos fisiológicos examinan los efectos en estudios animales usando técnicas y procesos invasivos.

La psicofisiología está estrechamente relacionada con la Neurociencia y la Neurociencia Social, que trata fundamentalmente de las relaciones entre sucesos psicológicos y respuestas cerebrales. Está también relacionada con la disciplina médica denominada psicosomática.

Las medidas psicofisiológicas se utilizan a menudo para estudiar las respuestas de los mecanismos de la atención y las emociones a los estímulos.

La psicofisiología moderna utiliza muchos tipos de señales distintas, tal como potenciales evocados, potenciales relacionados con eventos, ondas cerebrales (electroencefalografía, EEG), fMRI (resonancia magnética funcional), medidas de la conductividad de la piel, respuesta galvánica de la piel, medidas del sistema cardiovascular ritmo cardíaco, la variabilidad del ritmo cardiaco HRV, movimientos oculares registrados mediante electro-oculogramas (EOG) y métodos de seguimiento de la mirada, o cambios en el diámetro de la pupila.