¿QUÉ ES LA EPISTAXIS? - sangrado nasal



El sangrado de nariz o nasal, en medicina conocido con el término “epistaxis”, es una situación muy común que afecta a más del 60% de la población en algún momento en la vida. A pesar de asustar, los sangrados de la nariz raramente causan complicaciones relevantes. En la mayoría de los casos, la pérdida de sangre puede ser fácilmente controlada en casa, sin ayuda médica. Se entiende por epistaxis a toda hemorragia con origen en las fosas nasales. El nombre tiene su origen en el griego y significa "fluir gota a gota".

La mayoría de los casos la epistaxis se presenta debido a un traumatismo en la mucosa nasal. El acto de poner un dedo dentro de la nariz para sacar moco es la causa principal.

La gran mayoría de los sangrados nasales es autolimitada y puede ser controlada en casa. Mientras se intenta detener el sangrado, es importante evitar el reflujo de la sangre posteriormente, hacia la faringe, lo que favorece su ingestión o inclusive su aspiración por los pulmones si el sangrado es demasiado voluminoso. Por lo tanto, el acto de levantar la cabeza o acostarse con la nariz tapada con una compresa de papel higiénico, algodón o gasa es incorrecto. Esto no acelera la cicatrización y aún puede llevar al paciente a tragar o aspirar la sangre, especialmente en el caso de los niños.

La cavidad nasal es muy vascularizada y los vasos son relativamente superficiales, principalmente en la región más anterior de la nariz. El sangrado nasal se clasifica generalmente en epistaxis anterior y epistaxis posterior.

En las epistaxis anteriores, que suponen el 90% del total, el punto sangrante se encuentra normalmente en la mucosa de la región anterior del tabique nasal, en una región rica en vascularización debido a un plexo arterial conocido como plexo de Kiesselbach. En el caso de las hemorragias nasales anteriores, el signo más frecuente es la emisión de sangre a través de un orificio nasal o de ambos.

Las hemorragias nasales posteriores son menos frecuentes y suponen aproximadamente un 10 por ciento del total. El sangrado a través de las fosas nasales es menos frecuente y el signo fundamental es la caída de sangre a través de la faringe y el tragado de la misma. Esta caída de sangre se evidencia pidiendo al paciente que abra la boca dejando la lengua dentro y observando sangrado activo por detrás de la úvula. Las epistaxis posteriores pueden ser originadas por la arteria etmoidal anterior o posterior y las esfenopalatinas.

Fuente:
SANGRADO DE NARIZ – Causas y Tratamiento
http://www.mdsaude.com/es/2016/10/sangrado-de-la-nariz.html