SEIS (6) – Número



Un número, en ciencia, es una abstracción que representa una cantidad o una magnitud. En matemáticas un número puede representar una cantidad métrica o más generalmente un elemento de un sistema numérico o un número ordinal que representará una posición dentro de un orden de una serie determinada.

El término “SEIS”, hace referencia al número natural que sigue al cinco y precede al siete.

Según la Biblia el número seis (6) es el número más perfecto del los imperfectos, ya que le falta 1 para llegar a 7 (el número perfecto).

El obispo de Milán, importante teólogo y orador Ambrosio de Milán hace el número seis (6) símbolo de la armonía perfecta. Ya que hablamos de símbolo cabe de destacar que el 6 es el número atómico del “Carbono” (elemento químico de la tabla periódica).

El matemático y geómetra griego Euclides llamó al 6 número perfecto por ser igual a la suma de sus divisores.

El número seis es referencia de amor eterno entre los que lo comparten.

Está asociado como el número de la bestia:"Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento calcule el número de la bestia, porque es número de un hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis." (Apocalipsis 13:18). Ya que aparece como la plenitud de la maldad al ser tres veces seis.

También lo es en la Qabala que le adjudica el sexto sefira Tiferet que significa, Belleza.

Números Arábigos

En muchas culturas el número seis (6) se representa mediante figura o rayones, como en el caso de la Arábigo-Índico, Devanagari, Tamil.

Por ejemplo:

  • 6 en Arábigo-Índico Occidental
  • ٦ en Arábigo-Índico
  • ۶ en Arábigo-Índico Oriental (Persa y Urdu)
  • ६ en Devanagari (Hindi)
  • ௬ en Tamil

Los números arábigos, también llamados números indoarábigos, son los símbolos más utilizados para representar números. Se les llama "arábigos" porque los hispano-árabes de Al-Ándalus los introdujeron en Europa a través su acción cultural, aunque, en realidad, su invención surgió en la India. El mundo le debe a la cultura india el invento trascendental del sistema de numeración posicional, así como el descubrimiento del 0, llamado śūnya (shuunia) o bindu en lengua sánscrita, aunque los mayas también conocieron tanto el 0 como la numeración posicional. Los matemáticos persas de la India adoptaron el sistema, de quienes lo tomaron los árabes. Para el momento en que se empezaron a usar en el norte de África, ya tenían su forma actual, de allí fueron adoptados en Europa en la Edad Media. Su uso aumentó en todo el mundo debido a la colonización y comercio europeos. También se debe a la lengua española la transmisión a lenguas europeas de vocablos matemáticos de influencia árabe como álgebra, algorítmo, cero, cifra, guarismo...

El sistema "arábigo" se ha representado (y se representa) utilizando muchos conjuntos de glifos diferentes. Estos glifos pueden dividirse en dos grandes familias: los numerales arábigos occidentales y los orientales. Los orientales, que se desarrollaron en lo que actualmente se corresponde a Irak, se representan en la tabla que viene a continuación como Arábigo-Índico. El Arábigo-Índico oriental es una variedad de los glifos arábigo-índicos. Los numerales arábigos occidentales, desarrollados en al-Ándalus y el Magreb, se muestran en la tabla como Europeo.

En Japón, los números "arábigos" y el alfabeto latino forman parte del sistema de escritura rōmaji. Así, si un número está escrito con glifos "arábigos", en Japón dirán que “está escrito en rōmaji” en contraposición a la numeración japonesa.