SEVERIDAD DE LA ENDOCARDITIS BACTERIANA - Enciclopedia de Tareas

SEVERIDAD DE LA ENDOCARDITIS BACTERIANA



Se llama endocarditis a la inflamación de las estructuras internas del corazón, especialmente de las válvulas del corazón. Si es causada por un agente infeccioso, llamamos endocarditis infecciosa; Si el agente infeccioso es una bacteria, el nombre correcto es endocarditis bacteriana.

La endocarditis se presenta comúnmente cuando una bacteria que está circulando en el torrente sanguíneo si alberga en una de las válvulas del corazón, multiplicándose y formando lo que llamamos vegetación valvular. La vegetación de las válvulas es una maraña de bacterias, glóbulos blancos, glóbulos rojos, fibrinas y detritos celulares, que es capaz de destruir la válvula y evitar el funcionamiento normal del corazón.

El cuadro clínico de la endocarditis bacteriana es muy variable, y el paciente presenta desde sepsis grave e insuficiencia cardíaca aguda, hasta cuadros más duraderos de fiebre de origen inexplicable, como en los casos de endocarditis subagudas.

Si no se reconoce y no se trata a tiempo, la endocarditis infecciosa generalmente destruye la válvula del corazón afectada, llevando el paciente a un cuadro de insuficiencia cardíaca aguda y severa. El corazón no puede funcionar correctamente si una de sus válvulas está destruida.

Sin embargo, aparte de la insuficiencia cardíaca, que puede llevar el paciente a la muerte, la endocarditis también puede provocar otras complicaciones serias, tales como:

–ACV, embolia pulmonar o isquemia de los miembros: coágulos de sangre mezclados con vegetaciones pueden aflojarse de la válvula y viajar hasta los pulmones, cerebro o cualquier otra región del cuerpo, causando trombosis a la distancia. Estos trozos de vegetación que se desprenden se llaman émbolo séptico.

–Glomerulonefritis o infarto renal: en los riñones, además del infarto de riñón por embolización de la vegetación, la endocarditis infecciosa también puede llevar a un cuadro de glomerulonefritis, que puede evolucionar con insuficiencia renal aguda y necesidad de diálisis.

Por lo tanto, ya sabemos la potencial gravedad de la endocarditis, y no es de extrañarse que esta infección tenga una mortalidad próxima del 30% (casi uno de cada tres pacientes con infección de las válvulas cardíacas evoluciona para la muerte).

Las endocarditis infecciosas causadas por la bacteria Staphylococcus aureus son más graves y más severas, mientras que las endocarditis causadas por la familia de las bacterias Streptococcus y Enterococos son más subagudas (cuadro más arrastrado) y tienen menor tasa de mortalidad.

Fuente:
ENDOCARDITIS BACTERIANA – Síntomas, Causas y Tratamiento:
http://www.mdsaude.com/es/2016/11/endocarditis.html