SÍNTOMAS DE LA ENDOCARDITIS BACTERIANA



Se llama endocarditis a la inflamación de las estructuras internas del corazón, especialmente de las válvulas del corazón. Si es causada por un agente infeccioso, llamamos endocarditis infecciosa; Si el agente infeccioso es una bacteria, el nombre correcto es endocarditis bacteriana.

La endocarditis se presenta comúnmente cuando una bacteria que está circulando en el torrente sanguíneo si alberga en una de las válvulas del corazón, multiplicándose y formando lo que llamamos vegetación valvular. La vegetación de las válvulas es una maraña de bacterias, glóbulos blancos, glóbulos rojos, fibrinas y detritos celulares, que es capaz de destruir la válvula y evitar el funcionamiento normal del corazón.

El cuadro clínico de la endocarditis bacteriana es muy variable, y el paciente presenta desde sepsis grave e insuficiencia cardíaca aguda, hasta cuadros más duraderos de fiebre de origen inexplicable, como en los casos de endocarditis subagudas.

Los síntomas más comunes de endocarditis son fiebre y escalofríos. En la endocarditis subaguda, otros síntomas inespecíficos son comunes tales como falta de aliento, cansancio, pérdida de apetito, dolores en el cuerpo, sudores nocturnos, etc.

En los cuadros severos de endocarditis aguda, la fiebre y los escalofríos son intensos y el paciente evoluciona rápidamente con signos de insuficiencia cardíaca, con intensa dificultad para respirar, incapacidad de quedarse acostado y edemas en las piernas.

La historia clínica que nos ayuda a identificar los factores de riesgo asociados a un cuadro sin causa aparente, escalofríos, caída del estado general, aparición de soplo cardíaco y signos de embolización periférica, tienden a sugerir la diagnosis de la endocarditis.

Fuente:
ENDOCARDITIS BACTERIANA – Síntomas, Causas y Tratamiento: http://www.mdsaude.com/es/2016/11/endocarditis.html