TIPOS CALAMBRES – En los pies, brazos y otros



Los calambres, también llamados “Espasmos musculares” son contracciones (involuntaria) espasmódicas, dolorosas y transitorias de un músculo o grupo de ellos, la misma puede hacer que dichos músculos se endurezcan o se abulten. Puede darse a causa de una insuficiente oxigenación de los músculos o por la pérdida de líquidos y sales minerales como consecuencia de un esfuerzo prolongado, movimientos bruscos o frío. El envenenamiento o ciertas enfermedades también pueden causar calambres, particularmente en el estómago. Suele mejorar o desaparecer realizando ejercicios de estiramiento de la zona afectada, descansando y tomando algún tipo de relajante muscular o antiinflamatorio.

Los calambres se diagnostican por la presencia de músculos tensos o duros que son muy sensibles al tacto y no existen estudios imagenológicos ni exámenes de sangre que puedan ayudar a diagnosticar esta condición. Si la causa del espasmo es la irritación de un nervio, como sucede en la espalda, una imagen por resonancia magnética (IRM) puede servir para determinar la causa de dicha irritación.

Básicamente el calambre se clasifica como durante el esfuerzo y después del esfuerzo.

  • Durante el esfuerzo: En este, los calambres se producen por el acumulamiento de deshechos metabólicos dentro de la fibra muscular; usualmente se ocasionan por movimientos bruscos.

  • Después del esfuerzo: En este, los calambres ocurren por el estiramiento de la fibra muscular o por el trabajo excesivo que se realizó durante el esfuerzo.

También están los calambres distónicos, tetánicos y verdaderos.

  • Calambres distónicos: Los distonicos, también llamados calambres por sobreuso o calambres por movimiento repetitivo, el mismo se produce cuando ejecutamos un movimiento de forma repetitiva, o cuando una contracción se mantiene por un tiempo muy largo. El calambre del escritor, que suele ocurrir después de mantenerse escribiendo durante varias, es un ejemplo de este tipo de calambres.

  • Calambres tetánicos: Los tetánicos son calambres que ocurren cuando los nervios envían señales a los músculos para que permanezcan constantemente contraídos. Su nombre se debe a los calambres causados por la enfermedad del tétano, pero existen calambres de otra naturaleza que también se incluyen en esta categoría.

  • Calambres verdaderos: Los verdaderos son los calambres comunes que le dan a las personas (en el pie o en otras zonas).