TRATAMIENTO MÉDICO PARA EPISTAXIS - Enciclopedia de Tareas

TRATAMIENTO MÉDICO PARA EPISTAXIS



El sangrado de nariz o nasal, en medicina conocido con el término “epistaxis”, es una situación muy común que afecta a más del 60% de la población en algún momento en la vida. A pesar de asustar, los sangrados de la nariz raramente causan complicaciones relevantes. En la mayoría de los casos, la pérdida de sangre puede ser fácilmente controlada en casa, sin ayuda médica. Se entiende por epistaxis a toda hemorragia con origen en las fosas nasales. El nombre tiene su origen en el griego y significa "fluir gota a gota".

Cuando el paciente se enfrenta con una de las situaciones mencionadas anteriormente, un tratamiento más especializado es necesario para el control de los sangrados nasales. Los tratamientos más utilizados para el control del sangrado son:

a) Cauterización química

La cauterización química es un proceso en el cual el médico utiliza productos químicos para “quemar” los vasos sangrantes y detener el sangrado de la nariz. Inicialmente, se coloca en la cavidad nasal un algodón empapado con un anestésico local y una sustancia vasoconstrictora para disminuir el sangrado. Después utilizamos un algodón embebido en ácido tricloroacético o nitrato de plata para cauterizar la región sangrante y sus alrededores.

b) Cauterización eléctrica

La cauterización eléctrica se utiliza generalmente cuando la cauterización química no puede parar totalmente el sangrado nasal. Es un procedimiento más doloroso que necesita ser hecho con anestesia local adecuada.

c) Cauterización endoscópica

Con el uso del endoscopio se puede ver directamente los puntos de sangrado dentro de la nariz. Ambas formas de cauterización pueden utilizarse (eléctrica o química). Es una manera más eficaz para el control de las epistaxis más posteriores.

d) Tampón nasal anterior

Si las técnicas de cauterización descritas anteriormente fallan, el médico utilizará tampones nasales para interrumpir la pérdida de la sangre por la nariz. Los tampones son espumas sintéticas, hechas especialmente para absorber sangre y detener sangrados. Después de implementados dentro de la cavidad nasal, se puede rellenar el tampón con una solución salina a fin de expandir y comprimir las paredes de los vasos sangrantes. El tampón es retirado, generalmente, después de 48-72 horas.

e) Cirugía

Si todo lo demás falla, la cirugía para ligadura (generalmente endoscópica) o embolización de las arterias que nutren la cavidad nasal es la alternativa que resta.

Fuente:
SANGRADO DE NARIZ – Causas y Tratamiento
http://www.mdsaude.com/es/2016/10/sangrado-de-la-nariz.html