ALERGIA ALIMENTARIA: DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO - Enciclopedia de Tareas

ALERGIA ALIMENTARIA: DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO


Se llama alergia a una reacción inmunitaria del organismo frente a una sustancia generalmente inocua para el anfitrión, que se manifiesta por unos signos y síntomas característicos cuando este se expone a ella (por inhalación, ingestión o contacto cutáneo).

Una reacción adversa a alimentos es cualquier reacción anómala provocada por la ingestión de un alimento y se clasifica como hipersensibilidad alérgica a alimentos cuando puede demostrarse un mecanismo inmunitario; cuando este mecanismo depende de la IgE, se denomina alergia alimentaria. La presencia de anticuerpos IgG específicos contra alimentos en el suero no tiene generalmente importancia clínica, y es simplemente indicación de la exposición previa a ese alimento.

La alergia alimentaria afecta a alrededor del 8 % de los niños y hasta un 3% de los adultos. La alergia alimentaria tiene un fuerte componente genético y hasta un 70% de los pacientes tiene historia familiar positiva.

Los síntomas de una alergia alimentaria aparecen en unos pocos minutos después de la ingestión de los alimentos, sin embargo, pueden tardar hasta 4 a 6 horas. Como hay gran cantidad de mastocitos en el pulmón, la garganta, piel, nariz y los intestinos, los síntomas alérgicos suelen vincularse a estos órganos.

El síntoma más común de alergia a un alimento es la urticaria, placas rojas y pruriginosas (que pican) situadas generalmente en el tronco. Otro síntoma común, pero más peligroso, es el angioedema, una hinchazón de las mucosas que se manifiesta generalmente con edema de los labios. Cuando el angioedema es grave, puede ocurrir hinchazón de la lengua y de las mucosas de la garganta, causando la obstrucción del flujo de aire a los pulmones. El paciente puede dejar de respirar debido a la obstrucción del aire.

Otros síntomas de alergia incluyen rinitis, conjuntivitis, asma, diarrea, dolor abdominal y vómitos.

Si hay una masiva activación de basófilos y mastocitos, la reacción puede ser tan fuerte que causa una vasodilatación excesiva, llevando al paciente a un estado de shock circulatorio conocido como shock anafiláctico.

Diagnóstico

El diagnóstico incluye la historia clínica, donde se debe destacar los alimentos comidos antes de las reacciones y el tiempo transcurrido para que los síntomas aparezcan.

Las pruebas cutáneas pueden ayudar. En estas, el médico alergólogo inocula varios tipos de proteínas en el antebrazo del paciente en busca de las reacciones a las mismas. El resultado suele tardar solamente 15 minutos. El principal valor de la prueba es cuando es negativa, que sirve para descartar la proteína que no causó ninguna reacción. La prueba positiva no da certeza de que el paciente es alérgico a esta proteína

En algunos casos con gran riesgo de la reacción anafiláctica, el médico puede elegir no hacer esta prueba debido al riesgo de reacción exagerada.

Actualmente es posible realizar la dosificación de IgE específica en la sangre para identificar contra qué alimentos el paciente desarrolla alergia.

Tratamiento

El mejor tratamiento de las alergias alimentarias es la prevención. No hay un tratamiento que cure las alergias alimentarias. Lo más importante es identificar los alimentos que causan alergia y evitarlos permanentemente.

Cuando el paciente todavía no conoce los alimentos que le causan alergia o cuando hay ingestión accidental de un alimento prohibido, el tratamiento orienta al control de la reacción alérgica. Los fármacos más comúnmente utilizados son los antialérgicos (antihistamínicos) y los corticoides (Lee: Prednisona y Glucocorticoides – Para Que Se Toma y Efectos Secundarios). En casos de shock anafiláctico se hace tratamiento con inyección de adrenalina.

Pacientes con antecedentes de reacción anafiláctica a alimentos deben llevar tarjetas o pulseras explicando su alergia para que puedan ser rápidamente diagnosticadas y tratadas, si es necesario.

Muchos pacientes portan jeringas automáticas de adrenalina si necesitan tratamiento inmediato.

Aproximadamente el 85% de los niños espontáneamente dejan de ser alérgicos a la mayoría de los alimentos (huevos, leche de vaca, trigo y soja) entre los 3-5 años de edad. La prueba cutánea sigue siendo positiva, a pesar de existir la tolerancia al alimento. La alergia a cacahuetes, nueces, pescado y camarones raramente desaparece.

Fuente:
ALERGIA ALIMENTARIA – Causas, Síntomas y Tratamiento:

http://www.mdsaude.com/es/2016/12/alergia-alimentaria.html

Partes de nuestro contenido:

¡Busca en nuestra web!