COMPOSICIÓN DE LOS ABONOS ORGÁNICOS



Se conoce como abonos orgánicos a una mezcla compuesta de residuos orgánicos de origen animal, vegetal e industrial, como por ejemplos: estiércoles, restos de cosechas y lodos de depuradoras. El abono orgánico se aplica a los suelos con el objetico de mejorar las características químicas, físicas y biológicas, ya que aportar nutrientes, modifica la estructura y activa e incrementa la actividad microbiana de la tierra. También ha sido utilizado con el fin de devolver al suelo lo nutriente que con el paso de los años ha ido perdiendo.

Los abonos orgánicos son ricos en materia orgánica, energía y microorganismos, pero bajo en elementos inorgánicos. El uso de abono orgánico en las cosechas ha aumentado mucho debido a la demanda de alimentos frescos y sanos para el consumo humano.

Actualmente los fertilizantes inorgánicos o sales minerales, suelen ser más baratos y con dosis más precisas y más concentradas. Sin embargo, salvo en cultivo hidropónico, siempre es necesario añadir los abonos orgánicos para reponer la materia orgánica del suelo.

Los elementos y microorganismos que pueda tener el abono orgánico dependerá de su método de fabricación, pero de manera general la mayoría suele aportar al suelo:

  • Nitrógeno
  • Fósforo
  • Potasio
  • Calcio
  • Magnesio
  • Azufre
  • Hierro
  • Zinc
  • Manganeso
  • Boro
  • Cobre
  • Molibdeno
  • Cloro