HERNIA DISCAL - Protrusión de disco - Enciclopedia de Tareas

HERNIA DISCAL - Protrusión de disco


En sentido general, se conoce como hernia a la protrusión de cualquier órgano o tejido fuera de la cavidad del cuerpo en que está alojado normalmente. La hernia discal, también llamada protrusión de disco y hernia de disco, es una enfermedad en la que parte del disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce lesiones neurológicas derivadas de esta lesión. Un disco intervertebral es cada una de las almohadillas que separan las vértebras de la columna vertebral. Cada uno forma un amortiguamiento cartilaginoso que permite ligeros movimientos de las vértebras y actúa como un ligamento que las mantiene juntas.

Las hernias corresponden a la mayor incapacidad en personas menores de 45 años. Alrededor del 1,10 % de la población posee discapacidad crónica por este motivo. Son frecuentes en personas con enfermedades genéticas que afectan al tejido conectivo como el síndrome de Ehlers-Danlos y el síndrome de hiperlaxitud articular.

La hernia discal es un problema de la columna vertebral que produce compresión de los nervios, causando dolor, debilidad y pérdida de sensibilidad en uno de los miembros. Las más comunes protusiones de disco son las hernias lumbares y cervicales.

  • Hernia Lumbar: La queja principal de una hernia de disco lumbar normalmente es un dolor cortante y agudo. En algunos casos, puede haber un historial anterior de episodios de dolor localizado, que está presente en la espalda y continúa hacia abajo por la pierna con la que conecta el nervio afectado.

  • Hernia Cervical: Los síntomas de una hernia de disco cervical muchas veces se parecen a otros trastornos como el síndrome del túnel del carpo, los problemas del manguito rotador y la gota. En algunos pacientes las hernias de disco cervical pueden ocasionar compresión de la médula espinal en los sitios donde el material del disco presiona a la médula espinal. Esta es una patología mucho más seria y puede requerir un plan de tratamiento más agresivo. Los síntomas de compresión medular incluyen una marcha torpe o con tropiezos, dificultad con las habilidades motoras finas en las manos y los brazos y hormigueo o una sensación de "choque" a lo largo del torso y hasta las piernas.

Conforme vamos envejeciendo, el disco intervertebral se vuelve cada vez menos flexible y elástico, cada vez más expuesto a las fisuras y rupturas. La mayoría de las protusiones discales ocurre en personas con más de 35 años.

Entre los principales factores de riesgo para el desarrollo de una hernia discal están:

  • Trabajos que requieren llevar pesos excesivos.
  • Practicar musculación sin la orientación adecuada, sobrecargando la columna.
  • Levantar pesos del suelo, forzando la columna (lo correcto no es doblar la columna para sacar algo del suelo, sino se agachar para levantarlo).
  • Traumas en la espada.
  • Mala postura.
  • Trabajos que requieren movimientos repetitivos de la columna.
  • Estilo de vida sedentario.
  • Tabaquismo

En la mayoría de los casos, la hernia no surge de forma aguda. Ella es generalmente un proceso de estrés y lesiones repetitivas. Generalmente, salvo en los casos de hernias que se presentan después de traumatismos o caídas, los pacientes no recuerdan un evento concreto que ha provocado los síntomas. El dolor puede aparecer repentinamente en reposo.

La hernia discal propiamente dicha no duele. Si el disco intervertebral está herniado, pero no hay ninguna compresión relevante de la raíz nerviosa adyacente, el paciente puede no presentar ningún síntoma.

Del mismo modo, cuando hay síntomas, pueden ser ligeros, moderados o intensos y incapacitantes, dependiendo del grado de lesión de raíz nerviosa. La compresión y lesión de la raíz nerviosa y recibe el nombre de radiculopatía.

Los síntomas más comunes de hernias de discos son dolor, pérdida de sensibilidad, hormigueo y debilidad en uno de los miembros.

La ubicación de los síntomas depende de la región de la columna vertebral que presenta una hernia de disco. Vamos a nombrar algunas de las presentaciones más comunes.

Síntomas de hernia lumbar y sacral

La hernia discal más común ocurre en la 5a vértebra lumbar (L5). Su cuadro clínico suele ser de dolor lumbar, con irradiación a lo largo de la región lateral de una de las piernas. También es muy característica la debilidad en los pies. El paciente puede tener dificultad para realizar movimientos, como la dorsiflexión de los pies, extensión de los dedos, inversión y eversión de los pies. También puede ocurrir la pérdida de la sensibilidad en la porción lateral de la pierna y de los pies.

La hernia discal de las vértebras L2, L3 o L4 también es común y presenta síntomas similares entre sí. El cuadro es de dolor lumbar con radiación a la parte anterior del muslo hasta la rodilla. Puede haber debilidad para la extensión de la rodilla o flexión de la cadera. La pérdida de sensibilidad generalmente ocurre en la porción anterior del muslo y en la superficie interna de la pantorrilla, hasta el arco del pie.

La hernia de la primera vértebra sacral (S1) puede causar dolor ciático (este tipo de dolor también puede ocurrir con la compresión de L5 o L4), que se caracteriza por dolor lumbar y en la cadera, irradiando a través de la porción posterior y/o lateral del muslo y puede subir hasta el talón. Puede ocurrir debilidad para extensión de la pierna y flexión de los dedos, así como la pérdida de la sensibilidad en la región posterior del miembro inferior.

Síntomas de hernia cervical

Las hernias cervicales más comunes tienen lugar entre las 5a, 6a y 7a vértebras (C5, C6 y C7).

La hernia de C5 generalmente causa debilidad y dolor en los músculos del cuello, hombro y brazo. También puede ocurrir pérdida de la sensibilidad en la axila.

La hernia de C6 es la hernia cervical más frecuente, puede provocar debilidad y dolor en los músculos del cuello, hombro y brazo, bíceps y antebrazo. También puede ocurrir pérdida de la sensibilidad en la región lateral del antebrazo hasta los dedos pulgar e índice.

La hernia de C7 puede causar dolor en los músculos del cuello, hombro, dedo medio y mano. La debilidad tiende a ocurrir en el músculo tríceps. Puede haber también pérdida de sensibilidad en el tríceps, irradiando para la mano y los dedos índice y medio.

Fuente:
HERNIA DISCAL – Síntomas, Causas y Tratamiento

http://www.mdsaude.com/es/2016/12/hernia-discal.html

Partes de nuestro contenido:

¡Busca en nuestra web!