USO DE LOS BIOFERTILIZANTES



Se conoce como biofertilizante a la manipulación o utilización de colonias de microorganismos benéficos inoculados en el suelo, con la finalidad de mejorar la disponibilidad de los nutrientes para los cultivos.

Los biofertilizantes, se ha convertido en una opción para los campesinos que no fertilizan o lo hacen con pequeñas cantidades, como el caso de los maiceros, donde se puede reducir hasta 50 por ciento de la fórmula de fertilidad tradicional. El empleo de biofertilizantes en los cultivos agrícolas es una alternativa para reducir la aplicación de fertilizantes químicos y de otros agroquímicos que dañan el medio ambiente, además de que resultan 90 por ciento más baratos para los agricultores.

El uso de los biofertilizantes tiene diversas ventajas, como por ejemplo: el mismo permiten una producción a bajo costo, aseguran una protección del medio ambiente y mantienen la conservación del suelo desde el punto de vista de fertilidad y biodiversidad.

Generalmente el éxito en la aplicación de biofertilizantes dependerá del conocimiento de sus requerimientos nutricionales y ambientales, así como de su interacción con otros microorganismos, incluyendo su habilidad para coexistir en cultivos mezclados con otros microorganismos, tanto antes como después de su aplicación al suelo.

Los biofertilizantes son usados para nutrir, recuperar y reactivar la vida del suelo, fortalecer la fertilidad de las plantas y la salud de los animales, al mismo tiempo que sirven para estimular la protección de los cultivos contra el ataque de insectos y enfermedades. Por otro lado, sirven para sustituir los fertilizantes químicos altamente solubles de la industria, los cuales son muy caros y vuelven dependientes a los campesinos, haciéndolos cada vez más pobres.