EXAMEN DE RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR



La resonancia magnética nuclear fue descrita y medida en rayos moleculares por Isidor Rabí en 1938. Ocho años después, en 1946, Félix Bloch y Edward Mills Purcell refinan la técnica usada en líquidos y en sólidos, por lo que compartieron el Premio Nobel de Física en 1952. La resonancia magnética nuclear (RMN) es un fenómeno físico basado en las propiedades mecánico-cuánticas de los núcleos atómicos.

El examen de resonancia magnética nuclear (RMN) es una técnica que implica el uso de campos magnéticos y ondas de radio para crear imágenes computarizadas desde dentro del cuerpo humano con gran definición. La gran ventaja de la resonancia magnética en relación a otras pruebas de imagen radiológicas es su capacidad para generar imágenes nítidas sin tener que recurrir a la radiación ionizante (rayo X), como son los casos de la tomografía computarizada, angiografía y la radiografía común.

Desarrollada en los años 70, la resonancia magnética viene ganando popularidad en las últimas 2 décadas y la mejora de su tecnología ha permitido reducciones en el costo y una mayor comodidad del paciente durante el examen.

La resonancia magnética es una técnica que sirve para diagnosticar enfermedades o estados patológicos mediante la obtención de imágenes del cuerpo.

La resonancia magnética no utiliza rayos X, sino que para obtener las imágenes se utiliza un potente imán y ondas de radiofrecuencia.

A pesar de que no existe efecto nocivo sobre el paciente, no se recomienda la práctica para personas embarazados, a excepciones de que su uso sea imprescindible.

La máquina que se utiliza en la resonancia magnética, debido a su dimensión y su tecnología, combina las ventajas de los equipos de alto campo magnético y los equipos abiertos. Así, se consigue una mayor definición y una mayor calidad en la imagen, y el paciente tiene una menor sensación de claustrofobia y además tiene una mayor comodidad.

La duración de la prueba no depende de la gravedad de la afección, sino que depende de la región que se vaya a estudiar.

Desarrollo de la exploración

Antes de comenzar la resonancia, el personal sanitario determinará si puede o no realizarse mediante el relleno de un cuestionario. En una cabina se depositarán los objetos personales.

El personal sanitario indicará la posición a colocar en la mesa. Alrededor de la zona del cuerpo a examinar se coloca unas antenas, un aparato cuya finalidad es mejorar la calidad de las imágenes.

Finalmente la mesa se deslizará hacia el interior del imán y así comenzará la exploración.

Desarrollo del examen

Durante la exploración el imán producirá unos ruidos con diferente intensidad, que incluso pueden llegar a ser desagradables, aunque antes de empezar el examen el personal sanitario puede aportar tapones o auriculares para reducir el ruido. Estos ruidos son producto de la obtención de las imágenes.

Para obtener las imágenes con mayor calidad, es imprescindible mantenerse estático, realizando una tranquila respiración y siguiendo las indicaciones del personal sanitario.
Dependiendo de la parte del cuerpo que se tenga que examinar, habrá que mantener la respiración unos segundos.

Fuentes:

  • Resonancia magnética nuclear - https://es.wikipedia.org/wiki/Resonancia_magn%C3%A9tica_nuclear
  • RESONANCIA MAGNÉTICA – Riesgos, Contraindicaciones y Efectos - http://www.mdsaude.com/es/2017/01/resonancia-magnetica.html