¿PARA QUÉ SIRVE UNA RESONANCIA MAGNÉTICA?



La resonancia magnética nuclear fue descrita y medida en rayos moleculares por Isidor Rabí en 1938. Ocho años después, en 1946, Félix Bloch y Edward Mills Purcell refinan la técnica usada en líquidos y en sólidos, por lo que compartieron el Premio Nobel de Física en 1952. La resonancia magnética nuclear (RMN) es un fenómeno físico basado en las propiedades mecánico-cuánticas de los núcleos atómicos.

El examen de resonancia magnética nuclear (RMN) es una técnica que implica el uso de campos magnéticos y ondas de radio para crear imágenes computarizadas desde dentro del cuerpo humano con gran definición. La gran ventaja de la resonancia magnética en relación a otras pruebas de imagen radiológicas es su capacidad para generar imágenes nítidas sin tener que recurrir a la radiación ionizante (rayo X), como son los casos de la tomografía computarizada, angiografía y la radiografía común.

La resonancia magnética es, actualmente, el examen de imagen que nos ofrece las imágenes más nítidas de dentro del cuerpo humano. Si fuese una prueba barata y fácil para llevarse a cabo, sería probablemente la primera opción de examen de la imagen en la mayoría de los casos. Sin embargo, esto no es la realidad actual. A pesar de la RMN ser muy superior a la radiografía convencional y a la ecografía, estas exploraciones son mucho más baratas y fáciles de realizar. Basta una radiografía simple para identificar neumonía y un ultrasonido es más que suficiente en la mayoría de los casos para identificar cálculos biliares o daño renal. Por lo tanto, el uso de la resonancia magnética es restringido a los casos en que las otras pruebas de imagen no pueden ser lo suficientemente buenas.

Actualmente, la resonancia magnética se ha utilizado para todo el cuerpo, pero tiene especial importancia en Neurología y Ortopedia. La RMN generalmente proporciona imágenes con informaciones del cerebro, de la columna vertebral, de ligamentos y articulaciones, que otros exámenes por imágenes no son capaces de hacerlo. El estudio de los vasos sanguíneos también se ha realizado cada vez más con resonancia magnética; en este caso se llama angioresonancia. En los últimos años, la evaluación del corazón y sus vasos por la RMN también ha evolucionado mucho.