¿QUÉ ES LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN?



La denominación de origen o Appellation d'Origine Contrôlée (en Francia), es definido como un tipo de indicación geográfica aplicada a productos alimenticios o agrícolas, cuya calidad o características se deben fundamental y exclusivamente al medio geográfico en el que se produce, transforma y elabora. La indicación geográfica es un signo utilizado para designar un producto agrícola, alimenticio o de otro tipo, que posee un origen geográfico determinado y que tiene alguna calidad o reputación que se debe a dicho lugar de origen.

La denominación de origen por otra parte distingue los productos creados en una zona determinada, contra productores de otras zonas que quisieran aprovechar el buen nombre que han creado los originales, en un largo tiempo de fabricación o cultivo.

Los productores que se acogen a la denominación de origen, se comprometen a mantener la calidad lo más alta posible y a mantener también ciertos usos tradicionales en la producción, como por ejemplo, en el caso del vino, en ciertas zonas se exige utilizar la uva tradicional de la zona. Asimismo, suele existir un organismo público regulador de la denominación de origen, que autoriza exhibir el distintivo a los productores de la zona que cumplen las reglas.

La ventaja fundamental de la denominación de origen es que garantiza al consumidor un nivel de calidad más o menos constante y unas características específicas. A cambio, los productores obtienen una protección legal contra la producción o elaboración de tales productos en otras zonas, aunque se utilicen los mismos ingredientes y procedimientos, que les permite influir sobre el precio final de estos. También se señala que esta figura fomenta la organización del sector productivo y facilita el acceso de productores a mercados nacionales e internacionales.

Ejemplos de denominaciones de origen

Un ejemplo muy conocido es la del queso roquefort, un queso azul francés de leche coagulada de oveja procedente de la región de Causses del Aveyron. Su denominación de origen la obtuvo en 1925; en 1979 fue reconocido por la AOC, y en 1996 por la AOP.

Un caso bastante típico es la denominación de origen también francesa del Champagne (champaña o champán). Su establecimiento hizo que los productores de vinos espumosos con método champenoise de producción, tuvieran que inventar otros nombres. Por ejemplo, en España se adoptó el de cava.

Otro caso conocido es el Jerez, un tipo de vino producido en y alrededor de la ciudad española de Jerez de la Frontera, en la provincia de Cádiz.

Indicación geográfica

Normativa de la Unión Europea

De acuerdo con la normativa de la Unión Europea, se protege la indicación geográfica protegida (IGP) si el vínculo del nombre del producto con el medio geográfico sigue presente en al menos una de las etapas de la producción, de la transformación o de la elaboración. Además, el producto puede beneficiarse de la buena reputación de la región geográfica y vice versa.

A parte de la IGP, la normativa de la Unión Europea ofrece otros dos tipos de protección a los productos protegidos a los que califica de «alimentos de calidad diferenciada»:

  • la Denominación de Origen Protegida (DOP) para los productos cuya calidad o características se deben al medio geográfico del que proceden, con sus características naturales y humanas. Su producción, transformación y elaboración se realiza siempre en esa zona geográfica delimitada de la que toman el nombre. El concepto de indicación geográfica engloba a las denominaciones de origen.
  • las Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG) para productos con rasgos específicos diferenciadores de otros alimentos de su misma categoría. Estos productos agrícolas o alimenticios deben producirse a partir de materias primas tradicionales, o presentar una composición, modo de producción o transformación tradicional.

Ejemplos de indicaciones geográficas

Estos signos son aplicables a una amplia gama de productos, entre otros, se puede mencionar a "Roquefort" utilizado para designar a un queso producido en la región del pueblo de Roquefort, en Francia.

Sin embargo, no se limita sólo a los productos agrícolas, ya que puede servir para destacar las cualidades particulares de un producto que sean consecuencia de factores humanos propios del lugar de origen. Se cita como ejemplo de esto último a la indicación geográfica "Swiss" (suizo), protegida en numerosos países y utilizada para designar productos fabricados en Suiza.

Regulaciones de protección de las indicaciones geográficas

Las indicaciones geográficas no se autorizan si la utilización del término puede inducir a error sobre el verdadero origen del producto. Las sanciones aplicables van desde mandamientos judiciales que prohíben la utilización del signo IG, hasta penas de prisión, pasando por compensaciones por daños y perjuicios y multas.

Las indicaciones geográficas están protegidas por varios tratados internacionales:

  • el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial de 1883.
  • el Arreglo de Lisboa sobre Protección de las Denominaciones de Origen y su Registro Internacional.
  • los artículos 22 a 24 del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Fuentes:

  • Denominación de origen: https://es.wikipedia.org/wiki/Denominaci%C3%B3n_de_origen
  • Indicación geográfica: https://es.wikipedia.org/wiki/Indicaci%C3%B3n_geogr%C3%A1fica