CAUSAS DEL DOLOR DE CRECIMIENTO - Enciclopedia de Tareas


CAUSAS DEL DOLOR DE CRECIMIENTO


Aunque parezca relajo, el dolor de crecimiento no es un mito, es un cuadro de dolor real, el mismo aparece en el 20 a 30% de los niños que tienen entre 2 y 12 años de edad. Cuyas causas de este dolor sigue siendo un misterio, sin embargo, a pesar del nombre de la enfermedad, sabemos que el dolor no tiene nada que ver con el crecimiento en sí.

El niño generalmente presenta quejas de dolor intermitente en los músculos de los miembros inferiores y ningún signo de inflamación, hinchazón, repercusión en otros órganos ni alteraciones en las pruebas de laboratorio o radiológicas. Es decir, el niño relata dolor, pero no logramos identificar ningún motivo de queja.

A pesar del nombre, el dolor no es causado por el crecimiento. El dolor no coincide con los períodos de estirón o crecimiento más rápido, no aparece en los puntos del cuerpo relacionados al crecimiento y no tiene ninguna influencia en el crecimiento en sí. El término dolor de crecimiento se estableció en la década de 1930 y, aunque sabemos que no está relacionado con el crecimiento, el nombre se hizo popular.

Trastornos emocionales y enfermedades psicógenas frecuentemente se mencionan como posibles causas, pero aún no se han estudiado sistemáticamente de forma que podamos establecer con certeza una relación de causa y efecto.

Una de las hipótesis más aceptadas actualmente relaciona la aparición del dolor de crecimiento con el uso excesivo de los músculos durante todo el día. Según esta corriente de pensamiento, los dolores del crecimiento pueden ser solamente dolores musculares que se presentan como reflejo de la excesiva y frecuente demanda muscular en los niños expuestos a las actividades que requieren carreras, saltos, largas caminatas o escaladas. La musculatura de los niños está menos preparada para soportar actividades intensas, razón por la cual en algunos de ellos puede surgir el dolor. Efectivamente, los dolores del crecimiento generalmente no aparecen durante los ejercicios, pero son más comunes después del niño tener un día especial lleno de actividades físicas.

Algunos estudios también muestran que los niños con dolor de crecimiento generalmente tienen una menor tolerancia al dolor que de costumbre. No es infrecuente que el niño informe también quejas de dolor abdominal o dolor de cabeza junto con el dolor de los miembros.

Además de una mayor sensibilidad al dolor, los padres de niños con dolor de crecimiento a menudo describen a sus hijos como más sensibles a situaciones de estrés o de conflicto.

Es común para un de los padres de un niño con dolor de crecimiento también haber tenido un cuadro similar durante la niñez.

Fuente:

¡Busca en nuestra web!