CAVIDAD CORPORAL DORSAL Y VENTRAL



En sentido general, la medicina definide la cavidad corporal como los espacios del cuerpo encargado de proteger, separar y dar sostén a los órganos internos. Huesos, músculos, ligamentos y otras estructuras separan las distintas cavidades corporales entre sí.

El cuerpo humano se divide en dos regiones fundamentales axial y apendicular. La parte axial, que conforma la mayor parte central de nuestro cuerpo, incluye la cabeza, el cuello, y el tronco. La parte apendicular consiste en las extremidades que están unidas a la parte axial.

Dentro de la parte axial del cuerpo existen dos grandes cavidades llamadas cavidad corporal dorsal y cavidad corporal ventral. Estas cavidades no están comunicadas con el exterior y contienen órganos

  • Dorsal: Protege los órganos del delicado sistema nervioso y se puede subdividir en dos partes: la cavidad craneal y la cavidad vertebral o espinal. La cavidad craneal envuelve el cerebro mientras que la cavidad espinal, que corre dentro de la estructura ósea de las vértebras, encierra la frágil médula espinal. Como la médula espinal es una continuación del cerebro las cavidades craneal y vertebral se continúan una a la otra.

  • Ventral: La más grande y anterior de las cavidades cerradas del cuerpo es la cavidad ventral y al igual que la cavidad dorsal se puede dividir en dos partes: la cavidad torácica y la cavidad abdominopélvica. La cavidad corporal ventral alberga un grupo de órganos internos que se conocen colectivamente como vísceras. La parte superior o torácica está rodeada por las costillas y los músculos del pecho y a su vez se subdivide en cavidades pleurales (laterales) cada una de las cuales contiene un pulmón, y la parte media o mediastino. En la parte inferior del mediastino está la cavidad pericardial que contiene al corazón. La cavidad torácica está separada de la otra cavidad inferior, la abdominopélvica por el diafragma, un músculo en forma de domo que es decisivo en la respiración. Esta cavidad abdominopélvica, como se desprende del nombre, tiene dos partes pero en este caso no están separadas físicamente por músculo o membrana alguna. Estas partes son: la cavidad abdominal (superior) que contiene el estómago, los intestinos, el hígado, el bazo y otros órganos; y la cavidad pélvica (inferior) que se encuentra dentro de la pelvis ósea y contiene la vejiga, algunos de los órganos reproductivos y el recto.