EL SILICIO – Elemento Químico - Enciclopedia de Tareas

EL SILICIO – Elemento Químico


En sentido general, un elemento químico es definido como un tipo de materia constituida por átomos de la misma clase. En su forma más simple posee un número determinado de protones en su núcleo, haciéndolo pertenecer a una categoría única clasificada con el número atómico, aún cuando éste pueda desplegar distintas masas atómicas. Es un átomo con características físicas únicas, aquella sustancia que no puede ser descompuesta mediante una reacción química, en otras más simples. No existen dos átomos de un mismo elemento con características distintas y, en el caso de que estos posean número másico distinto, pertenecen al mismo elemento pero en lo que se conoce como uno de sus isótopos. También es importante diferenciar entre los «elementos químicos» de una sustancia simple. Los elementos se encuentran en la tabla periódica de los elementos.

El silicio es un elemento químico de la Tabla Periódica que fue descubierto en Suecia por el químico Jöns Jacob Berzelius en el año 1824. Es uno de los componentes principales de los aerolitos, una clase de meteoroides. Medido en peso, el silicio representa más de la cuarta parte de la corteza terrestre y es el segundo elemento más abundante por detrás del oxígeno. El silicio no se encuentra en estado nativo; arena, cuarzo, amatista, ágata, pedernal, ópalo y jaspe son algunos de los minerales en los que aparece el óxido, mientras que formando silicatos se encuentra, entre otros, en el granito, feldespato, arcilla, hornblenda y mica.

El silicio es un elemento químico metaloide, cuyo elemento es sólido con un color gris oscuro y es intensamente quebradizo. Este elemento esta aprovado oficialmente por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC). Después del Oxigeno es el elemento que tiene más abundancia en la corteza terrestre. También transmite más del 95% de las longitudes de onda de la radiación infrarroja.

El silicio tiene nueve isótopos, con número másico entre 25 a 33. El isótopo más abundante es el Si-28 con una abundancia del 92,23 %, el Si-29 tiene una abundancia del 4,67 % y el Si-30 que tiene una abundancia del 3,1 %. Todos ellos son estables teniendo el resto de isótopos una proporción ínfima. El Si-32 es un isótopo radiactivo que proviene del decaimiento del argón. Su tiempo de semivida es aproximadamente de unos 132 años. Padece un decaimiento beta que lo transforma en P-32 (que tiene un periodo de semivida de 14,28 días).

En la tabla periódica el Silicio pertenece al grupo IV A, al periodo 3 y a los NO METALES.

Número atómico 14.
Símbolo Si.
Peso atómico 28, 086.
Punto de ebullición ̊c 2680.
Punto fusión ̊c 1410.
Densidad 2, 33.
Estado de Oxidación: 4
Estructura electrónica Ne 3S2 3p2.
Año de su descubrimiento: 1824.

Usos del silicio

El silicio es un elemento químico con diversos usos, como son: como material refractario, se usa en cerámicas, vidriados y esmaltados; como elemento fertilizante en forma de mineral primario rico en silicio, para la agricultura; omo elemento de aleación en fundiciones; fabricación de vidrio para ventanas y aislantes; el carburo de silicio es uno de los abrasivos más importantes; se usa en láseres para obtener una luz con una longitud de onda de 456 nm; la silicona se usa en medicina en implantes de seno y lentes de contacto.

También se utiliza en la industria del acero como componente de las aleaciones de silicio-acero. Para fabricar el acero, se desoxida el acero fundido añadiéndole pequeñas cantidades de silicio; el acero común contiene menos de un 0,30 % de silicio. El acero al silicio, que contiene de 2,5 a 4 % de silicio, se usa para fabricar los núcleos de los transformadores eléctricos, pues la aleación presenta baja histéresis (véase Magnetismo). Existe una aleación de acero, el durirón, que contiene un 15 % de silicio y es dura, frágil y resistente a la corrosión; el durirón se usa en los equipos industriales que están en contacto con productos químicos corrosivos. El silicio se utiliza también en las aleaciones de cobre, como el bronce y el latón.

El silicio es un semiconductor; su resistividad a la corriente eléctrica a temperatura ambiente varía entre la de los metales y la de los aislantes. La conductividad del silicio se puede controlar añadiendo pequeñas cantidades de impurezas llamadas dopantes. La capacidad de controlar las propiedades eléctricas del silicio y su abundancia en la naturaleza han posibilitado el desarrollo y aplicación de los transistores y circuitos integrados que se utilizan en la industria electrónica.

Partes de nuestro contenido:

¡Busca en nuestra web!